Al son de Cuba

El Palacio de Meres, estaba muy cerca del colegio donde estudio Carmen, fue varias veces allí de excursión y años más tarde volvió, no a pasar un día sino a pasar el día más importante de su vida.

Aquella mañana, dentro del palacio le estaba esperando un precioso vestido de Jorge Vázquez, los pinceles de Reyes Tabares y las manos de Bárbara de Barbareando. Fuera llovía a cantaros, pero nada que no pudiera solucionarse con cien paraguas.

Le hicimos un ramo desordenado de paniculata que atado con cintas largas de color maquillaje y verde seco.

096

171

240

La capilla estaba adornada en blanco y verde tal y como nos había pedido la novia. En el altar jugamos con la asimetría y distintas alturas, dando especial importancia al atril desde donde se hicieron las lecturas. Trenzamos dos guirnaldas de hortensias para los púlpitos y colocamos unas velas que daban un aire más cálido.

001

010

Los pajes iban ideales vestidos por Marta García-Conde. Diseñamos una coronita y un adorno para la cesta donde llevaba las arras en tonos maquillaje y verde seco, a juego con las cintas  del ramo de la novia.

369

Cuando termino la ceremonia ya no llovía. El aperitivo tenía una ambientación cubana porque la madre del novio y el padre de la novia nacieron en la Habana y los novios quisieron darles una sorpresa. Pero no fueron ellos los únicos sorprendidos, sino todos los invitados.

Colocamos sombreros panamá, un carrito con habanos y una barra de mojitos al lado de la banda Son de Cuba, que amenizo el aperitivo y lo hicieron tan bien que nadie quería subir a comer.

527

022

024

427

Como hacia un poco de frio dispusimos en el llagar una zona Chill Out. El catering fue servido por el chef Nacho Manzano que ofreció cocina en directo y distintos rincones de ostras, quesos asturianos, y su famoso arroz con pitu, entre otros manjares. Para decorarlo planteamos bodegones con pizarras, botes de cristal, cestos y cajas de madera que llenamos de lisianthus, alchemillas, aster y brassicas con un aire muy silvestre.

030

021

038

039

424

Carmen nos contó que tenía una colección de erizos que su padre le fue trayendo año a año de Alemania y que quería que tuvieran un lugar especial en la boda, así que pensamos que el protocolo de mesas era un buen sitio para colocarlos. Colocamos los peluches en una estantería con los números de las mesas y rematamos el rincón con unas cajas de madera y cestos llenos de plantas y flores.

034

035

032

Pablo le hizo a Carmen un regalo de esos que no se pueden envolver, el himno de Asturias interpretado por una banda de gaitas. Ella se emocionó aquel día y cada vez que lo recuerda. A nosotras nos ha encantado decorar esta boda y poder contárosla después.

413

Un comentario en “Al son de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s