Desde niña hasta ahora

Conocemos a Carolina desde que era una niña y venía con su madre a buscar adornos para el árbol de navidad, por eso nos emocionamos al saber que se casaba y que quería contar con nosotras.

Que estuviera viviendo en Nueva York no fue ningún problema para prepararlo todo.  La distancia no existe con una madre volcada e internet. Todo fue posible y además, un placer.

Aunque estaba lejos, para el vestido pensó en Covadonga Plaza, como ella sí que estaba cerca pudimos ver el traje y pensar un ramo acorde. Era un diseño muy sobrio con unos bordados de hilo que caían desde los hombros hasta la espalda. Como era bastante entallado, jugamos a crear contraste, dándole volumen con las flores: rosas de distintos tamaños que atamos con una cinta de terciopelo del tono de los tallos.

Carolina se vistió en el Real Balneario de las Caldas,  donde luego se celebraría el banquete. Nosotras que estábamos decorando el salón y teníamos muchas ganas de verla vestida de novia, por suerte, Mercedes Blanco decidió bajar al salón de los espejos, que es uno de los rincones más espectaculares del Balneario, a hacerle unas fotos antes de salir para la Iglesia. Y pudimos verla y compartir esos momentos previos tan especiales: con sus emociones, nervios y recados de última hora.

0110250915

0303250915

0830250915

0817250915

Para la ceremonia eligieron la Iglesia de San Juan de Priorio, que está  próxima y es muy bonita. Querían algo sencillo y sencillo lo hicimos. A ambos lados de la puerta colocamos copas con paniculata y distintos verdes que parecían cogidos del jardín. Es una forma de acompañar a la novia a la llegada y de recibir a los novios a la salida.

1010250915

Dentro colocamos la alfombra de sisal y los reclinatorios de lino. La sencillez es algo bonito y quisimos mantenerla, por eso colocamos solamente dos adornos altos de hiedra y paniculata. Menos a veces, es más y esta fue una de esas veces.

1035250915

1112250915

1212250915

1318250915

1385250915

1405250915

Al terminar la ceremonia los novios fueron recibidos por una banda de gaitas y un montón de besos. Empezaba a atardecer, se encendieron las luces y las velas y pusieron rumbo al balneario.

1442250915

1593250915

El aperitivo se sirvió en el salón de los espejos y haciendo honor a su nombre escribimos el menú en uno de ellos. Como es espectacular y no hace falta decorarlo mucho, colocamos un bodegón en el centro que era una explosión de color y naturaleza.

2081250915

1981250915

2044250915

2047250915

2034250915

Colocamos el protocolo de mesas en el pasillo que iba desde el salón de los espejos al comedor donde se celebraba la cena. Inspiradas por las velas y los brezos que tanto gustan a Carolina, pensamos en algo muy colorido y con un toque otoñal.

1990250915

1989250915

El salón tenía el blanco como protagonista así que decidimos restarle importancia con los jarrones, portavelas de plata y los primeros brezos de la temporada. Los bajoplatos de M Viste tu mesa, encajaron muy bien.

2012250915

2011250915

2018250915

2111250915

Del ramo de Carolina tenemos muchas fotos y la última no podía ser más especial, sobre todo para ella, que lo recibió emocionada.

2174250915

Bailar a la luz de las velas está muy bien, pero si además puede añadirse luces de verbena todavía mejor. Y eso fue lo que pusimos para el primer baile y para todos los que vinieron después.

2241250915

También puedes leer sobre esta boda en el blog de la Champanera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s