Algo blanco y algo verde II

La semana pasada dejamos a los novios saliendo, ya convertidos en marido y mujer, de la capilla de Santa Ana. Ahora los encontramos intentando aterrizar y estrenando ese sueño cumplido en el que se despertaran cada día.

En el jardín principal les esperaban los invitados, con ganas de celebrar y de verles.

Mientras disfrutaban fuera, dentro se ultimaban los detalles de una cena muy especial. Un cuadro de Favila, del bosque que rodea al Palacio, encargado por el padre la novia, fue la inspiración para la puesta en escena. Jugamos con dos mantelerías de lino distintas de M Viste tu mesa: una en tono gris piedra y otra verde.

Queríamos que a nadie le diera pena tener que entrar dentro, así que reproducimos el colorido del jardín en los centros de mesa, creando un efecto espejo.

La mesa presidencial estaba en el centro del patio y era para doce personas. El resto de los invitados se sentarían alrededor o en la planta superior, desde la que se veía también la mesa de los novios.

La papelería de Living las bodas, las velas y los cacharritos completaban la decoración. Todo estaba listo, solo faltaba la llegada de los comensales que encontraron su sitio gracias a un protocolo que colocamos en la zona de la panera.

Todos los kilómetros que hicieron para venir hasta aquí se los deseamos nosotras de felicidad.

Fotos: Mercedes Blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s