Una boda a finales de verano (parte 1)

Septiembre tiene algo maravilloso que enamora a los novios y hace que lo elijan como mes para darse el “sí quiero”.

Cris nos enseñó su vestido de Teresa Patiño y los zapatos que había elegido en rosa viejo porque le encantaba ese color y de golpe, empezaron a surgir ideas para decorar todo en ese tono, que además encajaba de maravilla con la época del año, en la que tenemos con primeros brezos y las hortensias agostadas.

Para la ceremonia eligieron la Iglesia de la Corte, así que nos pusimos a pensar cómo llevar esas tonalidades a las escaleras de piedra de la entrada y a su altar.

Al ser todavía verano, los cestones nos parecieron un soporte especial para darle un aire fresco, a lo que también ayudó utilizar distintos verdes.

A su salida, ya convertidos en marido y mujer, estuvieron arropados por todo el colorido de las flores y el cariño de sus familiares y amigos.

Fotos: Álvaro de Reina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s