La boda de Cristina y Javier II

Entre todos discurrimos la manera de cumplir las medidas de aforo que había en el momento y, a la vez, de hacer algo bonito. Por eso surgió la idea de colocar una carpa transparente en el jardín trasero, perfecta para el aperitivo y luego para el baile. También aprovechamos los distintos rincones que ofrecía el palacio para hacer que los invitados estuvieran cómodos y disfrutaran de todo lo que, con tanta ilusión, habían preparado los novios.

En ese momento, había un numero de comensales por mesa y tuvimos que discurrir una forma de poder sentar en la presidencial a todas las personas importantes para los novios. La solución final fue usar dos mesas y disimular la separación con una preciosa guirnalda de extremo a extremo.

Al final, las ganas de casarse y celebrar hicieron que ni la lluvia ni la pandemia pudieran empañar un gran día.

Fotos: Pelayo Lacazette

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s