Una boda íntima I

Casarte en la casa donde has pasado los veranos desde que eras niña es algo inolvidable. Pues eso hizo Marta que celebró su boda en el jardín del que guarda tan buenos recuerdos y al que unió uno más.

La ceremonia fue en la Colegiata de Covadonga, un lugar extraordinario. Como nos contaron que sus sobrinos iban a llevar el traje regional, pensamos en una decoración “muy asturiana”, dando gran protagonismo al color verde. Para su ramo mezclamos un tipo de helecho que se llama umbrela porque su caída recuerda a un paraguas abierto y Ornitogalum, ya que su centro es de color negro igual que el azabache con el que se adornan los trajes de nuestra tierra.

Como era una boda pequeña, pensamos que la decoración era una forma bonita de arroparles, así que pusimos una vegetación abundante a ambos lados del Sagrario y sobre el altar.

Los novios hicieron su primera visita como marido y mujer a la Santina y después pusieron rumbo a la casa familiar, pero eso os lo contamos la semana que viene.

Fotos: Pelayo Lacazette

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s