Una boda íntima II

En casa de Marta todo estaba preparado para la gran celebración.

Aunque era una boda íntima, muchos de los amigos les hicieron llegar su cariño en forma de flores y se colocaron por distintos rincones de la casa.

Para el almuerzo se dispuso una única mesa vestida con manteles de cuadritos de vichy en blanco y negro. Buscamos recrear una ambientación muy campestre, perfecta para “una comida familiar”.

En el centro de la mesa se colocaron las flores que el novio había enviado esa misma mañana junto con una cariñosa nota.

La pregunta del millón fue…¿y hubo fiesta? Pues claro que sí. No faltaron la música, ni los bailes en una pista al más puro estilo verbena de las fiestas del pueblo.

Fotos: Pelayo Lacazette

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s