Pequeña y, a la vez, grande

No todas las bodas son multitudinarias. Hay parejas que deciden celebrar su día de una manera diferente y, no por ello menos,  especial. Las bodas intimas nos encantan porque  son familiares e intensas. Un secreto compartido con poca gente y que todo el mundo guarda en el corazón.

Hiedra y Jaime se casaron en verano del año pasado y querían una boda a todo color. Tanto color quiso la novia que en vez de llevar algo azul, llevó todo azul. Bueno, todo todo no, el ramo fue en tonos fucsias y verdes.

Hiedra_Jaime_web-403

Hiedra_Jaime_web-501

Para la ceremonia civil eligieron un rincón del jardín de la Salgar, bajo robles centenarios y cerca del hórreo.

Diseñamos un arco de madera que después recubrimos con flores y rematamos con una cortina de lino. Los novios querían una decoración alegre, colorida y veraniega. Y esa fue la premisa con la que llenamos los cestos de flores dándole un aire silvestre y romántico.

Hiedra_Jaime_web-42

Hiedra_Jaime_web-434

Hiedra_Jaime_web-44

Hiedra_Jaime_web-400

Hiedra_Jaime_web-398

Hiedra_Jaime_web-49

Hiedra_Jaime_web-47

Lo bonito de algo tan intimo fue que tuvieron muy cerca a todas las personas que querían. La sensación fue como la de las navidades, o las fechas señaladas, todos juntos en un salón. Como en casa o incluso mejor porque Esther Manzano se encargó de preparar un menú inolvidable.

Pusimos centros pequeños en copas de piedra y vasitos con los mismos tonos que usamos para la ceremonia.  Fue muy especial. Y tan, tan intimo que los novios estuvieron solos en la mesa. No les hizo falta nada más para tenerlo todo.

Hiedra_Jaime_web-45

Hiedra_Jaime_web-358

Hiedra_Jaime_web-357

 

Fotos_ Joaquín González

Una boda en Mérida III

En el antiguo secadero de tabaco pasamos varios días trabajando y, cuando vimos el resultado, nos dimos cuenta que merecieron la pena. Recubrimos con vegetación el techo de vigas de madera y colgamos guirnaldas de las columnas que separaban las naves para unificar los dos espacios.

Los novios querían sentir que seguían en el jardín, así que además de la decoración en tonos verdes, encendimos cientos de velas y microbombillas. Siapro iluminó cada mesa creando un ambiente mágico propio de una noche de verano.

MERIDA - 0160

MERIDA - 0087

MERIDA - 0252

MERIDA - 0247

Hicimos dos modelos para los centros de mesa: uno con velas altas y vasitos y otros con una pieza de cerámica. Ambos tenían flores y ramas propias del campo: olivo, espiga, aster… a juego con la papelería que diseñó Living las bodas .

MERIDA - 0035

MERIDA - 0250

Mientras los invitados disfrutaban dentro, fuera preparábamos una auténtica revolución. Era mucho lo que teníamos que hacer, pero con una buena capitana y las ganas que le pusimos, terminamos a tiempo. Movimos algunas cosas para darles una nueva vida y volver a sorprender a los invitados.

MERIDA - 0363

MERIDA - 0374

Llevamos desde la terraza hasta la zona de baile las estructuras de madera de puestecitos del aperitivo y colgamos de ellas lámparas de mimbre para crear una zona Chill Out.

MERIDA - 0383

MERIDA - 0386

MERIDA - 0389

Paula y su equipo se encargaron de dar un toque dulce y otro salado: un impresionante Candy bar y un foodtruck de sushi: Kirei by Kabuki. Las noches de fiesta siempre son largas y, pese a que se ha comido mucho, los invitados siempre disfrutan de estos pequeños caprichos.

MERIDA - 0404

MERIDA - 0085

Global Rent montó una espectacular carpa transparente para la fiesta. El fondo y los pies de carpas estaban cubiertos con celosía, mucho verde y microbombillas. La pista de baile estaba acotada por un banco corrido que acabó sirviendo de escenario de otra zona, más tranquila, para las copas.

MERIDA - 0349

MERIDA - 0352

MERIDA - 0387

La barra de diez metros dio para mucho: copas, mojitos, daiquiris… todo era posible. Todo menos la resaca, ya que los invitados se marcharon con un kit para sobrellevar el día siguiente que la propia novia preparó.

MERIDA - 0429

MERIDA - 0428

MERIDA - 0420

Fue una de esas fiestas que por mucho tiempo que pase nadie podrá olvidar.

MERIDA - 0491

MERIDA - 0471

Nosotras nos fuimos al día siguiente con mucho más de lo que habíamos llevado. Por suerte para nuestra logística, los recuerdos ocupan espacio en la memoria y no en la furgoneta, de lo contrario, habríamos tenido que dejar un montón de trastos allí.

Fotos: Cristina Cañibano.

Una boda en Merida II

Al salir de la Iglesia, pusieron rumbo a La Albuera, una finca de caza que visitamos meses antes y en la que trabajamos cinco días seguidos. Fue un lujo transformar y decorar ese espacio, por el enclave y también por los dueños. Todo fueron facilidades y buenas caras. La finca estaba llena de posibilidades y había un equipo de muchas personas peleando para enseñar su mejor versión.

En la entrada colocamos un bodegón de bienvenida y marcamos el camino hacia el aperitivo, que estaba preparado en la terraza, con cientos de faroles.

MERIDA - 0026

MERIDA - 0030

MERIDA - 0300

El aperitivo, a la sombra de la arboleda, estaba lleno de detalles y sabor. Con el Catering Guadalquivir de Sevilla y la papelería e ideas de Paula y de Yula, montamos varios puestos: jamón, quesos, conservas y cervezas de distintos rincones del mundo.

Tuneamos un chiringuito de la finca para poner el puesto de bebidas y montamos una zona con mesas altas y bajas para que los invitados se relajaran y disfrutaran del momento.

MERIDA - 0245

MERIDA - 0240

MERIDA - 0259

MERIDA - 0268

MERIDA - 0221

MERIDA - 0181

MERIDA - 0227

MERIDA - 0010

La novia encargó unas coronas de flores de tela que colocamos en un puestecito para que las invitadas pudieran elegir la que más le gustaba y mejor iba con el look que llevaban.

MERIDA - 0018

En el centro de la terraza había una fuente, la llenamos con tinajas y cestos con flores y ramas para ambientar el protocolo de mesas.

MERIDA - 0006

MERIDA - 0005

MERIDA - 0228

Quisimos dar una sorpresa a la madre del novio que se había enamorado de una foto de un sitting que hicimos hace tiempo, y lo replicamos a la entrada del secadero de tabaco, que era el lugar que los novios habían elegido para la cena.

MERIDA - 0041

MERIDA - 0044

MERIDA - 0045

Siapro se encargó de que la falta de luz no solo no fuera un problema sino que diera pie a una iluminación espectacular con focos y bombillas.

MERIDA - 0324

MERIDA - 0345

Continuará…

Fotos: Cristina Cañibano

El verano es una boda

Para muchos verano es sinónimo de vacaciones, destinos paradisiacos, colores vivos…y para nosotras eso también es sinónimo de boda. Esta semana os queremos enseñar una muy especial que decoramos en el Palacio de Meres este verano. Ya sabéis que está en Asturias pero aquel sábado parecía Mallorca, sol y calor incluidos.

Las buganvilias, que tan bonitas lucen en fachadas y jardines, fueron las elegidas para el ramo de Sofía que era veraniego y muy especial.

C72B0237

La ceremonia es un momento emotivo, celebrarla en el jardín, entre los muros y los árboles que rodean al Palacio, hizo que fuera inolvidable.

La decoración era sencilla porque se necesitaba poco, ese es uno de los encantos que tiene Meres, que desnudo ya está prácticamente vestido.

C72B0293

C72B0274

C72B0278

C72B0364

 

De un jardín pasaron a otro, unos pocos metros separaban Asturias de Mallorca. Puede parecer imposible pero siendo en novio piloto fue fácil volar de un sitio a otro en un abrir y cerrar de ojos.

C72B0304

C72B0335

C72B0324

Decoramos todo con telas mallorquinas, limones que son típicos de la zona, capazos y mucho color.  Queríamos hacer algo acogedor, sencillo porque el verano no es complicado y alegre porque había mucho que celebrar.

C72B0261

C72B0262

C72B0264

La mantelería blanca cedió todo el protagonismo a las servilletas hechas con tela mallorquina que nos trajo la novia. Los centros fueron una combinación de distintos cacharros y flores buscando el color de las servilletas.

C72B0213

C72B0288

C72B0219

C72B0294

Decorar puede ser igual que leer: una forma de viajar sin moverse del sitio.

 

Las fotos son de Macusa Cores.

 

 

La boda de Cristina

Hay novias que tienen algo especial y Cristina es una de ellas. Su forma de ser y estilo hacen que todo sea fácil y bonito.

Nos encantan las personas que encuentran en la boda el momento perfecto para ser ellas mismas y no cambian ni una coma. Sole Alonso le hizo un vestido con el que ella era, si cabe, todavía más ella.

Hicimos un ramo esbelto dejando a los nardos dar el toque de color y ese olor inconfundible tan maravilloso que tienen.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-0928

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1035

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1049

La sonrisa fue la mejor joya que pudo elegir y es que no hay pendientes ni anillo que puedan deslumbrar tanto.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1147

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1156

Sus hermanas le esperaban a la entrada de San Julián de Somió para colocarle el vestido. Dentro le esperaba, el novio acompañado de la madrina, los invitados y una persona muy querida: Monseñor Kike Figadero que ofició la ceremonia y con el que la novia compartió veranos de voluntariado en Camboya.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1256

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1245

LIVEN-Cristina&Ciriaco-1941

LIVEN-Cristina&Ciriaco-2522

La celebración fue en el Palacio la Riega con buenas vistas y personas venidas de todos los lugares del mundo. Es emocionante juntar en un solo día a gente que has ido conociendo a lo largo de la vida y celebrar algo con todos a la vez.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-2504

LIVEN-Cristina&Ciriaco-2381

LIVEN-Cristina&Ciriaco-2201

Igual que el ramo de la novia, en el interior todo era verde. Metimos árboles, colgamos lámparas llenas de enredaderas y encendimos muchas velas para crear una iluminación especial.

IMG_9051

IMG_9052

IMG_9053

Los centros de mesa, los vasos, las minutas…todo compartía un mismo color.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-3631

LIVEN-Cristina&Ciriaco-3658

LIVEN-Cristina&Ciriaco-3667

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4033

 

LIVEN-Cristina&Ciriaco-3775

Lo que no sabían una pareja de amigos y la hermana de Cristina era  que iban a compartir el ramo de novia. Nos pidió desde el principio que se lo dividiéramos en dos partes y eso hicimos, pero al atarlo con una cinta nadie se dio cuenta hasta el final.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4303

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4355

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4402

Tampoco hubo división entre esa noche y el día siguiente porque cuando quisieron darse cuenta, ya era por la mañana.

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4607 - copia

LIVEN-Cristina&Ciriaco-4912 - copia

LIVEN-Cristina&Ciriaco-5055 - copia

Gracias a Liven por unas fotos tan bonitas, coincidir con ellos siempre es un placer.

A todo color

El verano está a la vuelta de la esquina y todavía más cerca si recordamos bodas como la suya: Mónica y Chencho eligieron el Palacio de Meres y esa época del año para darse el sí.

Conocemos a pocas novias que hayan disfrutado tanto como ella lo hizo de los preparativos. Tenía una ilusión enorme y nos escribía mucho para enseñarnos cosas y hacernos preguntas. Cuando vino a vernos ya había elegido con Paula de Living las bodas los colores y sobre ellos empezamos a trabajar.

El ramo, una vez más fue una interpretación floral del tocado de Le Touquet en tonos nacar, salmón, beige y plata que logramos juntando peonias, rosas de jardín, hojas de senecio, paniculata…

Junto al tocado de la novia había otros dos, que trenzamos con flores para las niñas de arras.

La boda estaba llena de detalles desde el principio y es que se puede sorprender desde el momento en el que los invitados llegan a la ceremonia, no hace falta esperar. Paula lo preparo todo para que el calor no fuera más protagonista que los novios en ningún momento.

133_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

273_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

276_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

281_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

La novia no pudo imaginar mejor compañía para los momentos previos que su padrino, cortejo y una banda de música regional.

325_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

335_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

344_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

La capilla de Santa Ana ya es preciosa de por sí pero con una explosión de color lo es todavía más. La época del año y los tonos favoritos de la novia fueron el empujón que necesitábamos para apostar por algo así.

732_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

369_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

361_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

430_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

288_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

440_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

672_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

Hay fiestas que lo son desde el principio y es que no hace falta esperar a que los novios abran el baile para que empiece la celebración con mayúsculas. Y eso en Asturias sabemos hacerlo muy bien.

472_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

467_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

Para esta boda hicimos por primera vez el protocolo de mesas colgante que tanto ha gustado. Con las flores de la papelería de Living las bodas y las que pusimos nosotras, aquello parecía un jardín vertical.

134_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

700_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

Con permiso de la banda, la mejor canción de todas fue la que tocó el abuelo de la novia con su gaita. Un momento entrañable que ninguno de los asistentes podrá olvidar.

907_Boda_Monica_Chencho_31_07_2016

En el mismo patio donde esperaba la novia contaba los minutos que faltaban para salir al encuentro del novio, bailaron abrazados horas después.

860_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

Para terminar os enseñamos una mesa de dulces que diseñó Living Las bodas, inspirada en una de las pasiones del novio: las motos y les deseamos que todo vaya sobre ruedas. No merecen menos.

759_Boda_Monica_Chencho_30_07_2016

Gracias Pelayo Lacazette por las fotos.

Velas y otras formas de luz

Podrás vivir en muchos sitios pero solo eres de uno. Quizás por eso volvemos. Quizás por eso Belén vino desde Nueva Zelanda con la familia de su novio y sus amigos para casarse aquí. Quizás por eso cada uno de los kilómetros mereció la pena.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-16

No es fácil enseñar todos los rincones que tiene Asturias en un viaje exprés pero ellos querían que en el día de su boda sus invitados siguieran conociendo nuestra tierra, por eso eligieron el Palacio Marqués de Casa Estrada y algunos elementos de decoración.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-17

Como la novia llevaba color en el tocado y el velo, pensamos en un ramo en tonos blancos y verdes, a juego con la naturaleza. Mezclamos helechos, eucalipto, astrantia, rositas spray…

La capilla estaba llena y al ser pequeña todos los asistentes vivieron la ceremonia muy de cerca. Pero si había alguien emocionado, esa fue la hermana de la novia que vivió los preparativos con muchísima ilusión y a la que hicimos un tocado de flores a juego con el vestido.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-22

Belen+Jeremy - La Mar Studio-23

Belen+Jeremy - La Mar Studio-31

Belen+Jeremy - La Mar Studio-25

La decoración era en tonos verdes y cambiamos el color de las flores por la luz de las velas. Menos muchas veces es más.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-27

Las bodas de verano tienen algo que nos encanta y no es solamente el calor ni el buen tiempo. Es difícil de explicar pero se entiende en estas fotos.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-33

Belen+Jeremy - La Mar Studio-52

Belen+Jeremy - La Mar Studio-44

El aperitivo es momento perfecto para compartir un rato y buenos recuerdos. De hacerse fotos, dar las gracias por venir y  empezar a disfrutar. Y eso fue precisamente lo que hicieron los novios, disfrutar, disfrutar y disfrutar.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-63

Belen+Jeremy - La Mar Studio-61

Un mapa ilustró el protocolo de mesas y es que el mundo está lleno de rincones que tienen nombre y apellido, nunca mejor dicho.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-71

Belen+Jeremy - La Mar Studio-3

Belen+Jeremy - La Mar Studio-2

Belen+Jeremy - La Mar Studio-5

Belen+Jeremy - La Mar Studio-73

Sí los últimos metros que recorrió de soltera Belén estaban iluminados por las velas, los pasos de su primer baile como marido y mujer no fueron menos. La felicidad no puede ser algo muy distinto a esta foto.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-75

 

Imágenes: La Mar Studio.