La boda de Carlota y Pedro II

La celebración tuvo lugar a pocos metros del lugar de la ceremonia, en uno de los emplazamientos más singulares de Somió: Villa María.

Durante meses trabajamos mano a mano con Orca Eventos para que todo saliera perfecto. Ellos se encargaron de coordinar todo para que ese día todas las piezas del puzle encajaban de maravilla y para nosotras, además de una tranquilidad, fue un placer. En esas reuniones también estuvo el equipo de Casa Gerardo, con los que nos encanta coincidir, así que trabajamos muy a gusto.

El aperitivo tuvo lugar en los jardines franceses que rodean a la casa, amenizados por las gaitas y por una propuesta gourmet que fascinó a todos.

Hicimos un gran adorno circular con inspiración asturiana por el que pasaron muchos invitados para inmortalizar el momento.

En el jardín trasero, Orca Eventos planteó una gran carpa para que todos los asistentes estuvieran en el mismo espacio. Se adornaron los pilares y se cubrió con tela de camuflaje el techo para que quedara lo más integrada posible. En su interior, todo estaba cuidado al detalle.

Los centros altos convivían con otros bajos para dar sensación de movimiento y mezclamos flores con frutas para reflejar la frescura de una comida de verano.

Los novios abrieron el baile antes de poner rumbo al llagar, donde empezó una fiesta que se prolongó hasta altas horas de la madrugada.

Fotos: Pelayo Lacazette.

La boda de Carlota y Pedro I

Hace un año contábamos los días para que llegara el 26 de junio porque llegaba una boda muy esperada y en la que estuvimos trabajando de la mano de Orca Eventos, lo que fue un auténtico placer.

Fue una celebración muy mediática que despertó todas las miradas y acaparó páginas en la revista hola, Vanity Fair…

La novia estaba preciosa con un vestido lleno de detalles y un tocado espectacular colocado por Julio de Peluquería Suárez. Por todo eso, pensamos en un ramo sencillo con flor menuda, ligeramente desestructurado y un toque azul, color que estuvo muy presente en la boda.

La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia de San Julián de Somió. Para recibir a los invitados engalanamos el exterior en tonos verdes con una estética muy asturiana y cambiamos, por deseo de los novios, la clásica alfombra roja por otra en tono Principado de Asturias que daba un aire muy elegante.

El interior estaba decorado en los mismos tonos, con adornos grandes en el altar, pasillo y en las naves laterales recreando un ambiente fresco y muy propio de nuestra tierra.

Al terminar la ceremonia, los novios firmaron en la sacristía y salieron arropados por todos los invitados.

La semana que viene os contamos dónde lo celebraron.

Fotos: Pelayo Lacazette

Una boda muy asturiana

El 2022 será un año repleto de celebraciones y hemos querido inaugurarlo con una boda muy especial y llena de detalles “muy nuestros”, empezando por la ceremonia que fue en la Basílica de Covadonga.

Los novios venían desde Madrid y Cádiz a casarse y contaron con la ayuda de la madre de Marta para ir avanzando detalles con nosotras y que todo estuviera encauzado cuando vinieron ellos a vernos. Además, la novia tiene una empresa que nos pareció muy interesante y que consiste en una app para tener a mano toda la información de tu boda, así que todo fue muy cómodo para los invitados y que se llama Bobinette.

La Basílica cuenta con una decoración natural increíble que es el propio paisaje que la rodea, así que nos hizo falta poco para darle un toque especial. Colocamos unos cestones para enmarcar la entrada y salida de los novios y otro par a ambos lados del altar. Los llenamos con eucalipto, roble, hiedra, hortensias y aster, todo muy asturiano tal y como nos habían pedido. Esa misma combinación nos sirvió de inspiración para las coronas de las niñas de arras, que iban ideales con sus vestidos blancos.

El ramo de la novia estaba también inspirado en nuestros “praos” y llevaba margaritas y distintas ramas para darle un aire despeinado y natural.

Para celebrarlo, eligieron el Palacio de Rubianes, lugar donde además se alojaron con algunos familiares y amigos, viviendo una experiencia inolvidable. El día fue “muy asturiano” y disfrutaron de un aperitivo en el exterior servido por el equipo de Nacho Manzano con las mejores vistas.

Aprovechamos un rincón para colocar el sitting plan y que los invitados pudieran encontrar su sitio mientras saludaban a otros invitados y visitaban los distintos puestos de cocina en directo que habían preparado para sorprenderles.

La decoración del almuerzo era muy fresca y alegre, dando gran protagonismo al color verde que es el tono que define a nuestra tierra y metiendo dentro toda la naturaleza presente en el exterior. Por eso nos pareció una buena idea poner una decoración colgante mezclando ramajes y enmarcando la mesa presidencial.

Fue una boda inolvidable y que revivirán gracias a las fotografías de Días de vino y rosas

La boda de Candela en Llanes I

En el 2019 tuvimos bodas increíbles y una de las más especiales fue la de Candela, la hija de Cova Plaza. A su madre la admiramos mucho y ella ha diseñado muchos de los trajes de novia de la familia, por eso nos hacía especial ilusión participar en esta boda.

Además, Cova es una persona inmensamente creativa y trabajamos mano a mano para dar vida a sus ideas y estar a la altura de la ilusión que pusieron los novios en la celebración. Contar la maestría de Ramiro Jofre fue otro de los maravillosos recuerdos que nos llevamos de esta boda, siempre es un lujo tenerle cerca.

Eligieron Llanes porque no había mejor manera de acabar el verano que en el lugar donde Candela tenía los mejores recuerdos de sus vacaciones.

Para la ceremonia eligieron la Iglesia de Pendueles. Cova quería que la naturaleza lo invadiera todo y eso fue, precisamente, lo que hicimos llenar de verde todos los rincones. Desde el suelo con una alfombra de césped hasta la barandilla y el altar con guirnaldas trepadoras.

El traje de novia de Candela era una autentica obra de arte y es que si Cova siempre se esmera en hacer trajes únicos, el de su hija llevaba, además de mucho cariño, infinitas horas de trabajo.

La semana que viene os enseñamos más fotos de Mercedes Blanco de esta preciosa boda porque queda mucho por contar.

Teresa se casó en verano II

La semana pasada os dejamos a las puertas del Patio de los Gatos y hoy queremos enseñaros lo que se encontraron los invitados al llegar: un ambiente romántico y una cena muy especial. Luz tenue, velas y todas las columnas iluminadas.

17220717©mercedesblanco

2720220717 ©mercedesblanco

2733220717 ©mercedesblanco

Jugamos con centros de candelabros con vasitos y otros con velas altas. La presidencia estaba en el centro para que todos los invitados sintieran cerca a los novios, que cenaron bajo un gran centro con las flores favoritas de Teresa como protagonistas: las peonias.
Pensamos en una decoración fresca y ligera, ideal para una noche de verano. Alegre, igual que los novios y, elegante, porque la ocasión no merecía menos.
15220717©mercedesblanco

16220717©mercedesblanco

2790220717 ©mercedesblanco

2759220717 ©mercedesblanco

2763220717 ©mercedesblanco

Los novios quisieron que su día fuera también el de los demás y dieron varias sorpresas a sus invitados.

2741220717 ©mercedesblanco

2754220717 ©mercedesblanco

2792220717 ©mercedesblanco

2826220717 ©mercedesblanco

Después de la cena llegó el baile y todo lo que habían ensayado, mereció la pena.

2893220717 ©mercedesblanco

2948220717 ©mercedesblanco

Fotos: Mercedes Blanco

Una boda para recordar II

Cuando salieron de la Capilla, el jardín estaba preparado para ser el escenario de un aperitivo inolvidable con muchos abrazos, risas y la deliciosa cocina de Casa Gerardo.

1727080717©mercedesblanco

Mezclamos algunos manteles de lisos del palacio con otros estampados de M viste tu mesa y colocamos centros en tonos suaves.  El buen tiempo, el entorno y la compañía hicieron el resto.

830080717©mercedesblanco

831080717©mercedesblanco

784080717©mercedesblanco

1675080717©mercedesblanco

1681080717©mercedesblanco

Los nombres de los invitados colgaban entre ramos de eucalipto, lavanda y gafas para aquellos que las habían dejado olvidadas en casa.

1729080717©mercedesblanco

La mesa presidencial estaba en el patio. Marta nos pidió una guirnalda que recorriera la mesa de una punta a otra y cayera por los extremos hasta el suelo. La trenzamos con las mismas ramas y flores con las que habíamos decorado el aperitivo pero añadiendo un detalle muy especial: una sopera de la vajilla del ajuar del Palacio a juego con los platos que habían elegido para el almuerzo.

2323080717©mercedesblanco

3080717©mercedesblanco

6080717©mercedesblanco

 

El resto de mesas estaban distribuidas por el corredor y los distintos salones del Palacio. Todas estaban decoradas con las mismas flores, manteles blancos y dos modelos de bajoplatos distintos: unos de mimbre de Meres y otros verdes de M viste tu mesa.

2329080717©mercedesblanco

13080717©mercedesblanco

Cuando terminó el aperitivo, el espectáculo gastronómico no había hecho más que empezar. El Chef Marcos Moran tenía preparado un menú para sorprender a los invitados y dejar un buen recuerdo en la memoria y en el paladar.

2475080717©mercedesblanco

 

Al terminar el almuerzo salieron a la campera, la parte de atrás del Palacio, un jardín infinito donde se puede disfrutar de las mejores vistas: al bosque y a la fachada de piedra cubierta de hiedra. Allí disfrutaron de un ambiente chill out antes de la fiesta, sin prisa y con toda la tarde por delante.

3375080717 ©mercedesblanco

 

2697080717©mercedesblanco

2881080717©mercedesblanco

 

En ese entorno tan especial fue el primer baile, la entrega del ramo y… un concierto de The Third Floor.

2945080717©mercedesblanco

2927080717©mercedesblanco

Fue una boda de esas que te alegra mucho que lleguen y da pena que terminen. Fue una boda para recordar.

El maravilloso reportaje es obra de Mercedes Blanco.

Una boda en el Palacio Conde Toreno

Aunque no suele ser muy habitual, en esta boda conocimos primero al novio que a la novia. Jaime trabajaba en Hispania y era la persona que nos recibía cuando llegábamos y nos ayudaba a solucionar todos  los problemas que surgían. Un encanto. Nuestra estancia en Londres era mucho más agradable gracias a él y por eso nos hizo mucha ilusión decorar su boda.

Sonia y Jaime se casaron en el Palacio Conde Toreno en uno de esos maravillosos días de verano que hacen que Asturias sea todavía más bonita de lo que ya es.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social96

Nicolás  Costura diseñó un vestido con espalda abierta y una cinta en rosa empolvado en la cintura que nos marcó el colorido del ramo. Mezclamos peonias granates y rosas asalmonadas con astilbe, eucalipto… el resultado fue un juego de tonos y formas romántico y con movimiento.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social549

La ceremonia fue en la Capilla del Palacio. Colocamos grupos de cestos distribuidos de manera irregular y dos copas de hierro fundido a ambos lados del sagrario llenas de paniculata y ramas verdes. También adornamos la barandilla de madera que separaba el Altar.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social248

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social246

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social249

Casarse en lugares así hace que no haga falta enmarcar la entrada porque ya es, de por sí, de película.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social280

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social283

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social307

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social370

 

Y lo mismo que pasa con la entrada, pasa con la salida. Cuando un sitio lo tiene todo, no necesita nada más.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social449

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social456

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social466

Los jardines fueron el lugar perfecto para perderse, dar un paseo y disfrutar de unos segundos de intimidad antes de volver con todos los invitados.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social529

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social516

El aperitivo, dirigido por Marcos Moran, fue un momento muy especial: música en directo, buenas vistas, excelentes sabores, temperatura agradable y mejor compañía.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social654

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social643

 

De la terraza pasaron al salón, pero el verde siguió siendo protagonista. La naturaleza estaban muy presente en los manteles “ A de Lola”, en los servilleteros y en los centros de mesa.

Ya en el sitting plan se daba una pista de que el jardín se quería colar dentro.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social725

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social775

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social730

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social766

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social796

El primer baile fue en la terraza bajo un cielo de estrellas y cientos de luces de verbena que alumbraron la fiesta que vino después.

Sonia y Jaime. Fotografo JFK Imagen Social807

 

Fotos: Jfk Imagen Social

 

 

 

 

 

 

Autentica felicidad II

La alegría de la ceremonia se trasladó hasta la terraza, donde les esperaba un espectacular atardecer y un aperitivo del chef Nacho Manzano.

587

630

Paula diseñó una papelería con ramas para los distintos puestos, el protocolo de mesas y la cena. No pudo faltar la mesa de quesos ni la marinera, dos clásicos con los que Manzano acierta y los invitados disfrutan.

703

611

 

 

El protocolo de mesas estaba colocado bajo una sombrilla, entre flores. El viento soplaba fuerte y para evitar que volara la papelería atamos limones y naranjas que recogimos de la finca, logrando un resultado más colorido y vistoso de lo que teníamos previsto antes de llevarnos la sorpresa meteorológica de la jornada.

592

589

La cena fue en la carpa que estaba distribuida de una manera diferente a la habitual, empezando por una presidencia de veinte personas. El tamaño y la forma del resto de las mesas se eligieron en función de los grupos que se iban a sentar en ellas. Las sillas de bambú de Global Rent dieron el toque que nos faltaba para crear el escenario perfecto.

769

774

Para dar un ambiente más festivo colocamos en el techo luces de verbena, cestos y helechos. Abrimos los laterales para que el jardín se metiera dentro y colocamos dentro árboles que hacían sentir que estábamos fuera.

Mezclamos distintas mantelerías del catering de Manzano, verde, beige y uno estampado que combinaba ambos tonos. Las velas naranjas, los vasos de agua verdes y las flores en tonos vivos contribuyeron a dar esa inmensa alegría que querían trasmitir los novios.

Al caer la tarde, encendimos velas y luces para trasladarles a esas playas del sur que daban nombre a las mesas y donde tantos buenos momentos pasaron los protagonistas.

18

798

Para que los invitados pudieran dejar unas palabras a los novios, Paula de Living las bodas, diseñó un rincón con atrapa sueños para que así, no se escapara ninguno.

802

803

Si la boda fue una fiesta, la fiesta no os podéis imaginar lo que fue.

844

Gladys y Juan. Fotografía JFK 844

Fotos: JFK IMAGEN social

 

 

 

 

 

 

 

Autentica felicidad I

Decidimos titular el post así porque felicidad es la mejor palabra para definir a Gladys y Juan. Ellos son la alegría, el optimismo, las ganas… y la suma de todo eso da por resultado la felicidad.

Participar en la boda de dos personas que se quieren tanto fue un auténtico placer. Todo fue fácil, confiaron a ciegas y se dejaron llevar.

Nuevamente trabajamos mano a mano con Paula de Living las bodas, con la que volveremos a coincidir mucho este año.

Gladys es una persona muy especial y su vestido no iba a ser menos. Alfonso Pérez fue el encargado de diseñar un traje irrepetible, con encaje, muchos cortes y un toque de color dorado que nos inspiró para crear el ramo.

587

Las mangas infinitas con efecto capa nos hicieron  pensar en un ramo largo, con lisianthus color crema atados con una cintas dorada que nos trajo el diseñador y de las que colgaba un camafeo antiguo.

703

611

La ceremonia civil se celebró en los jardines de la Riega, con la ciudad de Gijón y el mar Cantábrico de fondo.

Querían algo informal, alegre y muy participativo. También que sus sobrinos estuvieran en primera fila y que los invitados no perdieran detalle de todo lo que ocurriera.

Buscamos sillas por todo el palacio, desde la terraza hasta la última de las habitaciones. No eran iguales pero eso no importaba, quedaba bonita la mezcla de distintas formas, colores y materiales.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 50

Enmarcamos el pasillo con capazos, frascas de cristal y faroles. Enfrente de todas las sillas había una zona reservada para los novios y otra, muy cerquita, para su cortejo de arras.

Colocamos dos bancos, uno  para Gladys y Juan, bajo un arco recubierto de vegetación y capazos llenos de flores, y otro de madera blanca para los niños.

Mezclamos hortensias blancas, rosas y azules con otras flores para darle un aire campestre y alegre huyendo de la ceremoniosidad y creando el ambiente distendido que querían los novios.

645

768

700

589

 

La novia salió del Palacio acompañada del padrino y de sus niños de arras, ellas llevaban unas medias coronas de flores rosas trenzadas por Mónica.

769

774

798

Fue una ceremonia preciosa, llena de sonrisas, palabras bonitas, besos, abrazos y mucho, mucho amor.

844

803

19

18

20

 

Hay bodas en las que la fiesta empieza mucho antes del baile, y esta es una de ellas.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 422

Gladys y Juan. Fotografía JFK 430

Continuará…

Fotos: JfK imagen social

 

 

 

Una boda en Somió I

Pocas cosas hay mejores que estar como en casa, pero cuando no estamos en ella, pocas cosas hay mejores que las cosas que nos hacen sentir como si estuviéramos allí. Eso pensó Alejandra cuando nos pidió que llenáramos todo con flores que había el jardín de la casa de sus padres: hortensias.

Todo salvo una cosa, su ramo de novia que fue de peonias y de las hojas de esta maravillosa flor.

_MG_5600

_MG_5576

_MG_4874

La Iglesia de San Julián de Somió tiene tanta luz como amplitud. Así que “plantamos” decenas de hortensias en cestos que llevamos nosotros y en las jardineras de piedra que están en el altar.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0240

_MG_5017

_MG_5018

_MG_5016

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0378

Para celebrarlo no tuvieron que ir muy lejos, a escasos metros de la Iglesia, en Villa María empezaba todo con un aperitivo en su maravilloso jardín francés.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0565

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0396

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0441

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0678

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0448

El ciervo negro fue encargado de sorprender a los invitados con una barra de coctelería situada a los pies de la escalinata de piedra y es que no hay que esperar al baile para empezar a disfrutar de estas bebidas.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0667

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0572

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0460

Se estaban tan bien en el jardín que colocamos allí mismo el protocolo de mesas. Entre arboles y hortensias.

_MG_5341

_MG_5272

Continuará…

Fotos: Cristina Cañibano