Telva Novias II

Hace un par de semanas os hablamos del evento que organizó Telva Novias en el Palacio de Meres y hoy os queremos enseñar lo que aquel día pasó y nadie vio: una editorial.
No hace falta ir muy lejos para sorprender, eso pensó el equipo de JFK cuando localizó varios escenarios en las inmediaciones del Palacio de Meres, la verdad que es que fue un placer juntarse con gente joven que viene con muchas ganas y la cabeza llena de ideas.
El primero de los dos looks era un vestido de inspiración oriental, una especie de kimono con unos bordados impresionantes de Teresa Patiño. Marta Ybern dio vida a los dibujos de la tela y los convirtió en un tocado sencillo y diferente. Magia pura.
Al ver el vestido y el tocado pensamos en un ramo etéreo y largo que tuviera mucho movimiento, algo que logramos mezclando esparraguera, limonium y algo de astilbe para dar unas pinceladas de color.


El segundo vestido de Teresa Patiño tenía una estética más informal y unas flores preciosas bordadas por ella, que tiene unas manos de oro, con hilos gruesos. Cuando nos trajo un trocito del bordado y Marta Ybern nos enseñó una foto del tocado que estaba haciendo nos emocionamos y arriesgamos con un ramo con tonos ocres, salmón, lila… los mismos que tenía la corona de cristal.

Nos veremos pronto mientras tanto soñaremos con estas fotos.

Equipo:
JFK Imagen Social
Teresa Patiño
Marta Ybern
Palacio de Meres
Isabel Timón
Maingourd Joyeros
Carolina Areces
Instituto de Belleza Aranda
La Monariza

 

Telva Novias en el Norte

No queríamos dejar pasar una semana más sin enseñaros a los que no pudisteis estar y recordar con los que vinieron lo que vivimos en el Palacio de Meres en el encuentro que organizó la revista TELVA para novias de Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco.

Laina nos llamó con mucho tiempo e ilusión para hablarnos del evento y no nos lo pensamos dos veces. Aparte de participar, decoramos el Palacio para que luciera todavía más bonito de lo que ya es. Un reto que disfrutamos mucho porque lo conocemos como la palma de nuestra mano, aunque, curiosamente siempre nos sorprende.

Para la fachada de la Capilla de Santa Ana pensamos en una estructura vegetal del tamaño que requiere su imponente fachada. En el interior colocamos dos copas de piedra con la misma vegetación, enmarcando la entrada y salida desde ambas perspectivas.

158280418©mercedesblanco

159280418©mercedesblanco

166280418©mercedesblanco

Cerca del altar estaban tres  impresionantes vestidos de Marcos Luengo para las que hicimos un ramo jugando con los tonos elegidos por el diseñador y las líneas que nos marcó. Mantuvimos la decoración en verdes con toques blancos y jugamos con las velas para crear un ambiente especial.

180280418©mercedesblanco

También nos pidieron que planteáramos una ceremonia civil en el jardín bajo uno de los toldos de Global Rent. Se nos ocurrió colocar las sillas en forma circular para hacer algo más íntimo y cercano.

89280418©mercedesblanco

88280418©mercedesblanco

Para el aperitivo Mónica de M viste tu mesa estrenó algunas de sus nuevas mantelerías y causaron sensación. Los manteles en tonos vivos y estampados dan alegría y nos encanta hacer centros a juego con ellos.

144280418©mercedesblanco

93280418©mercedesblanco

 

 

El protocolo de mesas fue un pequeño homenaje a nuestro nombre. Hicimos un invernadero con plantas, hojas y ramas todo en verde.

70280418©mercedesblanco

73280418©mercedesblanco

Para el banquete había varios ambientes planteados: uno tropical (que es la última tendencia) y otro en líneas más clásicas. Para el primero, Mónica nos propuso usar una mantelería de flamencos ideal que encajaba perfectamente con la idea de centros altos efecto palmera que teníamos en la cabeza. Las sillas de bambú de Global Rent, el techo lleno de cestos y los bajoplatos en tonos salmón hicieron el resto.

81280418©mercedesblanco

84280418©mercedesblanco

Llevábamos tiempo con ganas de llenar de hiedra el corredor y darle un aire diferente y esta fue la ocasión perfecta. En el centro del patio colocamos la mesa presidencial que era una réplica de la que hicimos en la boda que publicamos la semana pasada con una guirnalda de lado a lado y la vajilla de Meres.

90280418©mercedesblanco

64280418©mercedesblanco

Estuvimos presentes en todo el Palacio pero también tuvimos un rincón que compartimos con M viste tu mesa en el que recibimos a los novios y hablamos con ellos sobre las dudas que tenían.

79280418©mercedesblanco

80280418©mercedesblanco

76280418©mercedesblanco

74280418©mercedesblanco

Queremos dar las gracias al Palacio de Meres por lo bien que nos han tratado, cuidado y por ser la embajada perfecta para las bodas del Norte. También a Telva por hacer un evento tan especial en nuestra tierra.

No podemos despedirnos sin dar las gracias a Mercedes Blanco, sin ella no podríamos tener recuerdos tan bonitos de las bodas y eventos en los que participamos. Es una artista.

 

 

Una boda para recordar II

Cuando salieron de la Capilla, el jardín estaba preparado para ser el escenario de un aperitivo inolvidable con muchos abrazos, risas y la deliciosa cocina de Casa Gerardo.

1727080717©mercedesblanco

Mezclamos algunos manteles de lisos del palacio con otros estampados de M viste tu mesa y colocamos centros en tonos suaves.  El buen tiempo, el entorno y la compañía hicieron el resto.

830080717©mercedesblanco

831080717©mercedesblanco

784080717©mercedesblanco

1675080717©mercedesblanco

1743080717©mercedesblanco

1681080717©mercedesblanco

2390080717©mercedesblanco

Los nombres de los invitados colgaban entre ramos de eucalipto, lavanda y gafas para aquellos que las habían dejado olvidadas en casa.

1731080717©mercedesblanco

1729080717©mercedesblanco

La mesa presidencial estaba en el patio. Marta nos pidió una guirnalda que recorriera la mesa de una punta a otra y cayera por los extremos hasta el suelo. La trenzamos con las mismas ramas y flores con las que habíamos decorado el aperitivo pero añadiendo un detalle muy especial: una sopera de la vajilla del ajuar del Palacio a juego con los platos que habían elegido para el almuerzo.

3080717©mercedesblanco

1750080717©mercedesblanco

6080717©mercedesblanco

El resto de mesas estaban distribuidas por el corredor y los distintos salones del Palacio. Todas estaban decoradas con las mismas flores, manteles blancos y dos modelos de bajoplatos distintos: unos de mimbre de Meres y otros verdes de M viste tu mesa.

thumbnail_720080717©mercedesblanco

2329080717©mercedesblanco

Cuando terminó el aperitivo, el espectáculo gastronómico no había hecho más que empezar. El Chef Marcos Moran tenía preparado un menú para sorprender a los invitados y dejar un buen recuerdo en la memoria y en el paladar.

2323080717©mercedesblanco

2441080717©mercedesblanco

2475080717©mercedesblanco

Al terminar el almuerzo salieron a la campera, la parte de atrás del Palacio, un jardín infinito donde se puede disfrutar de las mejores vistas: al bosque y a la fachada de piedra cubierta de hiedra. Allí disfrutaron de un ambiente chill out antes de la fiesta, sin prisa y con toda la tarde por delante.

En ese entorno tan especial fue el primer baile, la entrega del ramo y… un concierto de The Third Floor.

2603080717©mercedesblanco

3003080717©mercedesblanco

2679080717©mercedesblanco

2697080717©mercedesblanco

2881080717©mercedesblanco

2945080717©mercedesblanco

2951080717©mercedesblanco

2991080717©mercedesblanco

2927080717©mercedesblanco

Fue una boda de esas que te alegra mucho que lleguen y da pena que terminen. Fue una boda para recordar.

El maravilloso reportaje es obra de Mercedes Blanco.

Una boda para recordar

Hay amigos que son más familia que aquella con la que compartimos apellido, son los García-Conde, a los que queremos mucho. Por todo eso, la boda de Marta fue muy emocionante.

Tenemos que reconocer que estuvimos tan ilusionadas como nerviosas, porque queríamos que fuera tan especial como merecen y estar a la altura del buen gusto de las madres de Marta y Borja.

Ella quería una boda bonita y clásica, inspirada en las de antes pero con un punto actual. La decoración tenía que ser importante y, a la vez, sobria.

Covadonga Plaza diseñó, partiendo de una mantilla de su abuela Cuca, un vestido romántico lleno de detalles. La novia no solo tenía  flores en el ramo, estaba rodeada de ellas, las llevaban las niñas de arras en sus manos y vestidos.

489080717©mercedesblanco

Marta García-Conde pensó en tres modelos distintos para el cortejo, cada cual más bonito y especial. Para las niñas pequeñas hizo unos vestiditos con una tela estampada que trajo de Londres y encaje antiguo. Para las mayores pensó en unas faldas largas con vuelo. Los niños llevaron unos trajes de monaguillo. Un cortejo único para una novia que también lo fue.

887080717©mercedesblanco

727080717©mercedesblanco

3080717bn©mercedesblanco

920080717©mercedesblanco

 

La capilla de Santa Ana estaba llena, no cabía un alfiler. Nos decidimos por una decoración sencilla porque es un espacio que pide poco para tenerlo todo. Colocamos la alfombra de sisal y los reclinatorios de lino. Al ser en el mes de julio y en un lugar rodeado de bosques como es el Palacio de Meres, elegimos árboles y ramas para dar un toque de frescor.

1093080717©mercedesblanco

1096080717©mercedesblanco

La ceremonia fue vivida con mucha emoción porque era la primera de las nietas que se casaba y para todos los primos fue un gran acontecimiento que siguieron desde el altar con mucha expectación.

1136080717©mercedesblanco

1004080717©mercedesblanco

1184080717©mercedesblanco

Continuará…

1572080717©mercedesblanco

Fotos: Mercedes Blanco

 

 

 

Sencillamente otoño

Cuando termina septiembre, empieza el otoño y sale un número nuevo de la revista Telva Novias. Siempre nos gusta ver las bodas que publican, más aun si una de ellas la hemos hecho nosotras.

Fue en el Palacio de Meres y no pudimos estar mejor acompañadas por Pelayo Lacazette, Julio de Peluquería SuárezPeluquería Suárez

Violeta, la novia, fue encantadora durante los preparativos y muy cariñosa con las palabras que nos dedicó en la revista. Trabajar para personas como ella y su familia es siempre un placer.

Quería que la decoración fuera sencilla, clásica y propia de la época del año en la que nos encontrábamos.

El pasillo de la Capilla de Santa Ana estaba lleno de faroles, enmarcando el camino. Allí colocamos cuatro copas: una a cada lado del Sagrario de mayor tamaño y dos más pequeñas encima del altar. Para romper la redondez de las hortensias incluimos hiedra que, además, estaba en flor.

C72B7971

C72B7972

C72B7975

C72B7981

En el aperitivo quisimos rendir un pequeño homenaje al otoño en Asturias y sacamos a relucir todas sus flores y colorido. Apostamos por plantas, algo que nos parecía bonito ya que el aperitivo se servía en el jardín.

C72B8023

C72B8029

C72B8037

C72B8143

Como Violeta es una de las socias de Cooltural Plans  y ella y su novio son grandes aficionados a la lectura, las mesas llevaban el nombre de escritores y eso nos dio una pista para encontrar la decoración ideal en la que no podían faltar libros.

Siempre nos gusta que la decoración no sea fruto del azar, que tenga una motivación, que sea de esa forma por algo y en esta ocasión no podía estar más justificado ni ser más bonito.

Pusimos velas, libros forrados en los tonos de las flores y plantas que decoraban las mesas y los colores del otoño asturiano.

IMG_7387

IMG_7390

IMG_7388

IMG_7396

Gracias a los novios por dejarnos formar parte de este capítulo de su historia y a Macusa Cores por las fotos.

 

El verano es una boda

Para muchos verano es sinónimo de vacaciones, destinos paradisiacos, colores vivos…y para nosotras eso también es sinónimo de boda. Esta semana os queremos enseñar una muy especial que decoramos en el Palacio de Meres este verano. Ya sabéis que está en Asturias pero aquel sábado parecía Mallorca, sol y calor incluidos.

Las buganvilias, que tan bonitas lucen en fachadas y jardines, fueron las elegidas para el ramo de Sofía que era veraniego y muy especial.

C72B0237

La ceremonia es un momento emotivo, celebrarla en el jardín, entre los muros y los árboles que rodean al Palacio, hizo que fuera inolvidable.

La decoración era sencilla porque se necesitaba poco, ese es uno de los encantos que tiene Meres, que desnudo ya está prácticamente vestido.

C72B0293

C72B0274

C72B0278

C72B0364

 

De un jardín pasaron a otro, unos pocos metros separaban Asturias de Mallorca. Puede parecer imposible pero siendo en novio piloto fue fácil volar de un sitio a otro en un abrir y cerrar de ojos.

C72B0304

C72B0335

C72B0324

Decoramos todo con telas mallorquinas, limones que son típicos de la zona, capazos y mucho color.  Queríamos hacer algo acogedor, sencillo porque el verano no es complicado y alegre porque había mucho que celebrar.

C72B0261

C72B0262

C72B0264

La mantelería blanca cedió todo el protagonismo a las servilletas hechas con tela mallorquina que nos trajo la novia. Los centros fueron una combinación de distintos cacharros y flores buscando el color de las servilletas.

C72B0213

C72B0288

C72B0219

C72B0294

Decorar puede ser igual que leer: una forma de viajar sin moverse del sitio.

 

Las fotos son de Macusa Cores.

 

 

Algo blanco y algo verde II

La semana pasada dejamos a los novios saliendo, ya convertidos en marido y mujer, de la capilla de Santa Ana. Ahora los encontramos intentando aterrizar y estrenando ese sueño cumplido en el que se despertaran cada día.

En el jardín principal les esperaban los invitados, con ganas de celebrar y de verles.

Mientras disfrutaban fuera, dentro se ultimaban los detalles de una cena muy especial. Un cuadro de Favila, del bosque que rodea al Palacio, encargado por el padre la novia, fue la inspiración para la puesta en escena. Jugamos con dos mantelerías de lino distintas de M Viste tu mesa: una en tono gris piedra y otra verde.

Queríamos que a nadie le diera pena tener que entrar dentro, así que reproducimos el colorido del jardín en los centros de mesa, creando un efecto espejo.

La mesa presidencial estaba en el centro del patio y era para doce personas. El resto de los invitados se sentarían alrededor o en la planta superior, desde la que se veía también la mesa de los novios.

La papelería de Living las bodas, las velas y los cacharritos completaban la decoración. Todo estaba listo, solo faltaba la llegada de los comensales que encontraron su sitio gracias a un protocolo que colocamos en la zona de la panera.

Todos los kilómetros que hicieron para venir hasta aquí se los deseamos nosotras de felicidad.

Fotos: Mercedes Blanco