Pronto será otoño

Aunque el verano aún está presente, nosotras tenemos la cabeza puesta en el otoño y en todas las bodas que tendremos en los próximos meses. Para inaugurar esta nueva época del año hemos rescatado las fotos de una de las más bonitas que hicimos el año pasado por esta misma época y que nos llevó hasta Cantabria.

 

Gora vino a vernos con tiempo porque quería preparar su boda con calma, tenía muy claro lo qué quería y cuales iban a ser los proveedores que le iban a acompañar en un día tan especial y eso hizo que todo fuera más fácil.

Covadonga Plaza le diseñó un vestido con una falda de tul tan impresionante como la pedrería que empezaba en los hombros y terminaba en la espalda. El tono de ese adorno y del tocado de Le Touquet nos marcó el colorido del ramo en el que además de ponerle sus rosas favoritas, añadimos unas ramitas de eucalipto buscando el gris del bordado.

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

 

La Hostería Castañeda fue el lugar elegido por los novios para su boda, fuimos juntos a visitarlo y a planear como sería todo, empezando por la ceremonia civil que se celebraría en el bosque.

Nos pidieron mantener la estética del bosque así que apostamos por el color verde, hojas y  ramas. Mezclamos helechos, hiedra, paniculata… buscando el aire otoñado propio de la época. Un momento emotivo y muy romántico con los novios enmarcados en el arco y cientos de árboles arropando los bancos donde se sentaban los invitados.

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

Para el aperitivo hicimos centros con brezos a juego con el estampado de los manteles.

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

El protocolo de mesas con la papelería diseñada por de rosas y Baobabs lo colocamos a la entrada de la Hostería aunque realmente parecía que lo habíamos puesto a la entrada del bosque porque estaba rodeado de helechos, brezos, hiedras…

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

A la novia le encantan las velas, así que decidimos sorprenderla con cientos de ellas colocadas en vasitos, candelabros… al encenderlas todas daban una luz muy especial.

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

Con su brindis damos la bienvenida al otoño y a todo lo bueno que está por llegar.

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

GORA Y AITOR ©jfkimagensocial

 

Fotos: JFK Imagen social

Velas y otras formas de luz

Podrás vivir en muchos sitios pero solo eres de uno. Quizás por eso volvemos. Quizás por eso Belén vino desde Nueva Zelanda con la familia de su novio y sus amigos para casarse aquí. Quizás por eso cada uno de los kilómetros mereció la pena.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-16

No es fácil enseñar todos los rincones que tiene Asturias en un viaje exprés pero ellos querían que en el día de su boda sus invitados siguieran conociendo nuestra tierra, por eso eligieron el Palacio Marqués de Casa Estrada y algunos elementos de decoración.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-17

Como la novia llevaba color en el tocado y el velo, pensamos en un ramo en tonos blancos y verdes, a juego con la naturaleza. Mezclamos helechos, eucalipto, astrantia, rositas spray…

La capilla estaba llena y al ser pequeña todos los asistentes vivieron la ceremonia muy de cerca. Pero si había alguien emocionado, esa fue la hermana de la novia que vivió los preparativos con muchísima ilusión y a la que hicimos un tocado de flores a juego con el vestido.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-22

Belen+Jeremy - La Mar Studio-23

Belen+Jeremy - La Mar Studio-31

Belen+Jeremy - La Mar Studio-25

La decoración era en tonos verdes y cambiamos el color de las flores por la luz de las velas. Menos muchas veces es más.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-27

Las bodas de verano tienen algo que nos encanta y no es solamente el calor ni el buen tiempo. Es difícil de explicar pero se entiende en estas fotos.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-33

Belen+Jeremy - La Mar Studio-52

Belen+Jeremy - La Mar Studio-44

El aperitivo es momento perfecto para compartir un rato y buenos recuerdos. De hacerse fotos, dar las gracias por venir y  empezar a disfrutar. Y eso fue precisamente lo que hicieron los novios, disfrutar, disfrutar y disfrutar.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-63

Belen+Jeremy - La Mar Studio-61

Un mapa ilustró el protocolo de mesas y es que el mundo está lleno de rincones que tienen nombre y apellido, nunca mejor dicho.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-71

Belen+Jeremy - La Mar Studio-3

Belen+Jeremy - La Mar Studio-2

Belen+Jeremy - La Mar Studio-5

Belen+Jeremy - La Mar Studio-73

Sí los últimos metros que recorrió de soltera Belén estaban iluminados por las velas, los pasos de su primer baile como marido y mujer no fueron menos. La felicidad no puede ser algo muy distinto a esta foto.

Belen+Jeremy - La Mar Studio-75

 

Imágenes: La Mar Studio.

Un jardín interior.

Aunque tenemos las manos frías por culpa del invierno, la cabeza la tenemos puesta en primavera y en todas las bodas que vendrán con el buen tiempo. Quizás por eso elegimos para esta semana la boda de Teresa y Eduardo.

Julio de Peluquería Suárez  aparte de ser un artista peinando es siempre un encanto, fue quien le hablo de nosotras a la madre del novio. Gracias a esa recomendación y a que la novia  nos conocía de trabajos anteriores, vinieron a vernos y surgió uno de los montajes más especiales de los que hicimos el año pasado.

Fue el mismo Julio quien dio la vuelta a un tocado de Le Touquet y eso nos inspiró un ramo en tonos salmón y blancos con rosas de jardín, peonias y astrantia.

El ramo y el tocado acompañaban al vestido de Jesús Peiró que eligió la novia y con el que estaba impresionante.

davidfernandez-teresayeduardo-410

davidfernandez-teresayeduardo-163

davidfernandez-teresayeduardo-196

La Iglesia de San Pedro, tan emblemática y conocida en Gijón fue el lugar elegido por los novios para darse el “sí quiero”. A la entrada colocamos dos centros altos con hortensias blancas y verdes. Flores y colorido que mantuvimos en las dos torres que colocamos detrás del altar.

davidfernandez-teresayeduardo-169

davidfernandez-teresayeduardo-231

davidfernandez-teresayeduardo-225

Los adornos de la entrada son una forma de dar la bienvenida a los invitados y un fondo precioso para las primeras fotos de los novios ya convertidos en marido y mujer.

davidfernandez-teresayeduardo-327

davidfernandez-teresayeduardo-345

Después de recibir piropos y abrazos se fueron a hacer unas fotos acompañados por David Fernández y acabaron delante de unas hortensias en el jardín de los abuelos del novio.

davidfernandez-teresayeduardo-369

davidfernandez-teresayeduardo-382

davidfernandez-teresayeduardo-419

Somió Park fue un lugar en el que pensamos mucho los meses previos a esta boda y al que le estamos muy agradecidos por lo fácil que nos pusieron trabajar y las infinitas posibilidades que tiene.

Los novios querían celebrar su boda en un jardín cubierto. Con esa premisa y la libertad que nos dieron, diseñamos un invernadero muy especial.

davidfernandez-teresayeduardo-572

Llenamos la entrada de hortensias y faroles. Queríamos que la gente pudiera ver desde fuera un poco de todo lo que iban a encontrarse dentro.

El aperitivo fue en uno de los jardines, amenizado por un grupo de Jazz y un tiempo muy agradable.

davidfernandez-teresayeduardo-549

davidfernandez-teresayeduardo-467

Para el protocolo de mesas, nos adelantamos al color que acaba de anunciar pantone como el color del año. Las mesas tenían nombre de barrios emblemáticos de Nueva York, ciudad donde viven los novios, acompañadas por acuarelas originales del artista gijonés Nacho Torra, un buen amigo de la pareja. Lo enmarcamos entre hortensias, helechos, ramas, hojas…todo verde.

el-verde-follaje-color-del-ano-2017-segun-pantone_19641_w620

davidfernandez-teresayeduardo-443

davidfernandez-teresayeduardo-444

Ahora viene nuestra parte favorita, en la que pusimos todo nuestro trabajo e ilusión: los salones. Empezamos desmontando cortinas y visillos para dejar que los arboles del jardín entraran dentro y dar mayor sensación de amplitud. Llenamos el techo con verde para que, miraran donde miraran, vieran naturaleza por todas partes.

DavidFernández-TeresayEduardo-466.jpg

Encendimos todas las luces que nos encontramos y cientos de velas que colocamos en las mesas y rincones.

Para juntar los dos salones, además de quitar las puertas que los separaban, pensamos en una mesa que unía al primer invitado con el último, al del norte con el del sur, al mayor con el más pequeño y no era otra que la mesa presidencial.

La vestimos con un mantel diferente al resto, todos de Mviste tu mesa, que también trajo unos bajoplatos plateados. Las flores fueron rosas blancas, las favoritas de la madre del novio y pusimos un poquito de ese verde protagonista, en cada mesa.

davidfernandez-teresayeduardo-573davidfernandez-teresayeduardo-471

davidfernandez-teresayeduardo-480

davidfernandez-teresayeduardo-495

Los invitados se llevaron una gran sorpresa al entrar y eso que todavía quedaban muchas cosas por pasar.

davidfernandez-teresayeduardo-575

davidfernandez-teresayeduardo-576

davidfernandez-teresayeduardo-596

davidfernandez-teresayeduardo-633

Los novios querían celebrar y no hay mejor manera de hacerlo que con una fiesta. Para eso hicimos con ayuda de Siapro, que creó una iluminación espectacular, una zona muy especial.

Un escenario entre dos barras en el fondo del salón, así todo el mundo, bailara o no, estaría disfrutando del ambiente.

davidfernandez-teresayeduardo-505

A ese escenario se subieron sus amigos, Thrid Floor, que protagonizaron uno de los momentos más memorables de la boda.

davidfernandez-teresayeduardo-698

davidfernandez-teresayeduardo-682

davidfernandez-teresayeduardo-691

Después llegaron Las Chicas de la Habana, regalo sorpresa para los novios del hermano del novio, que hicieron bailar con ritmos cubanos a todos los allí presentes.

davidfernandez-teresayeduardo-670

Las luces se apagaron pero las velas y las ganas de bailar siguieron toda la noche…