La boda de los mil detalles

Hay bodas que están hechas de detalles, que todo, por pequeño que sea, está elegido cuidadosamente. Que mires donde mires, ves belleza y sensibilidad. Igual que la boda que os queremos enseñar hoy y en la que los novios dedicaron tiempo y cariño para que todo saliera como siempre habían imaginado.
El ramo de novia era pura delicadeza, con peonias abiertas, ramas de eucalipto… jugaba con cuatro tonos distintos pero que lejos de romper unos con otros, creaban un efecto muy armónico.

IMG_5908

IMG_5932

La ceremonia fue en la Catedral de Oviedo. Era verano y queríamos que se notara en el ambiente la frescura de esa época del año y darle a la decoración un aire ligero, nada cargado.
IMG_5911
IMG_5914

IMG_5916

IMG_5910

Utilizamos hiedra, hortensia y flores menudas en tonos blancos, dejando todo el protagonismo al retablo y a los novios, que entraron del brazo de sus padres y salieron juntos, ya convertidos en marido y mujer.

IMG_5913

IMG_5931

Todo estaba preparado en el Palacio de Valdesoto para recibir a los invitados, incluido el sol. Los jardines fueron el escenario perfecto para un aperitivo al aire libre, lleno de sabor gracias al Real Balneario de Salinas.

IMG_6005

IMG_5922

IMG_5923

Colocamos dos protocolos de mesa, con mucho color y fruta, concretamente las naranjas y limones que el hermano de la novia dibujó en el sobre de las invitaciones de la boda, y fue el mismo estampado que adornó la minuta.

IMG_6002

IMG_6004
IMG_5917

Si con el paso de las horas, el blanco fue dando paso al color, a la hora de la cena en el salón se vivió una autentica explosión de alegría en forma de flores, hojas y frutas, velas altas y bajas. No hubo que decantarse por una sola opción, mezclamos un poco de todo y el resultado fue algo diferente, veraniego y bonito.

IMG_5937

IMG_5927

IMG_5935

IMG_5936

Las velas fueron volviéndose cada vez más protagonistas y es que no pueden faltar en una noche de verano.

IMG_6010

San Valentín

Todos los días son de los enamorados, pero el 14 de febrero todavía más. Esta semana todo se llena de corazones y se tiñe de color rojo.
Desayunos románticos, ramos que llegan al trabajo, cenas para dos… es un día especial y siempre es bonito celebrarlo. Las sorpresas se preparan con la misma ilusion con la que se reciben. Es bonito y nos gusta mucho que no tenga edad y ver que lo celebran con 15 años y con 80. El amor no tiene edad, ni San Valentin tampoco.
Llevamos un par de semana recibiendo llamadas, mails y visitas para encargarnos flores. Nos han pedido de todo: desde una rosa , a dos docenas, pasando por ramos con flores distintas, otros que mezclan el rojo con el rosa… para gustos hay colores.
Puede ser un ramo o un centro, en un jarrón, una caja… pueden ir con una carta, una nota, o con una botella de champange. Pero, las flores hablan solas y dicen muchas cosas.
Gracias por dejarnos formar parte de un día tan especial.

thumbnail_613c6b60-776a-4cdc-8d03-2b9f6ca926c3

180010c4-cacc-4a2b-95ff-8e9624022524

276bbdb8-3bb2-4f10-904f-1b2d61e57e96

c2de4c80-e7d2-41ed-8181-bb7ce15f715f

IMG_5918

9837c008-b0f6-4d20-a311-ec2d2cbcf0fd