Telva Novias en el Norte

No queríamos dejar pasar una semana más sin enseñaros a los que no pudisteis estar y recordar con los que vinieron lo que vivimos en el Palacio de Meres en el encuentro que organizó la revista TELVA para novias de Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco.

Laina nos llamó con mucho tiempo e ilusión para hablarnos del evento y no nos lo pensamos dos veces. Aparte de participar, decoramos el Palacio para que luciera todavía más bonito de lo que ya es. Un reto que disfrutamos mucho porque lo conocemos como la palma de nuestra mano, aunque, curiosamente siempre nos sorprende.

Para la fachada de la Capilla de Santa Ana pensamos en una estructura vegetal del tamaño que requiere su imponente fachada. En el interior colocamos dos copas de piedra con la misma vegetación, enmarcando la entrada y salida desde ambas perspectivas.

158280418©mercedesblanco

159280418©mercedesblanco

166280418©mercedesblanco

Cerca del altar estaban tres  impresionantes vestidos de Marcos Luengo para las que hicimos un ramo jugando con los tonos elegidos por el diseñador y las líneas que nos marcó. Mantuvimos la decoración en verdes con toques blancos y jugamos con las velas para crear un ambiente especial.

180280418©mercedesblanco

También nos pidieron que planteáramos una ceremonia civil en el jardín bajo uno de los toldos de Global Rent. Se nos ocurrió colocar las sillas en forma circular para hacer algo más íntimo y cercano.

89280418©mercedesblanco

88280418©mercedesblanco

Para el aperitivo Mónica de M viste tu mesa estrenó algunas de sus nuevas mantelerías y causaron sensación. Los manteles en tonos vivos y estampados dan alegría y nos encanta hacer centros a juego con ellos.

144280418©mercedesblanco

93280418©mercedesblanco

 

 

El protocolo de mesas fue un pequeño homenaje a nuestro nombre. Hicimos un invernadero con plantas, hojas y ramas todo en verde.

70280418©mercedesblanco

73280418©mercedesblanco

Para el banquete había varios ambientes planteados: uno tropical (que es la última tendencia) y otro en líneas más clásicas. Para el primero, Mónica nos propuso usar una mantelería de flamencos ideal que encajaba perfectamente con la idea de centros altos efecto palmera que teníamos en la cabeza. Las sillas de bambú de Global Rent, el techo lleno de cestos y los bajoplatos en tonos salmón hicieron el resto.

81280418©mercedesblanco

84280418©mercedesblanco

Llevábamos tiempo con ganas de llenar de hiedra el corredor y darle un aire diferente y esta fue la ocasión perfecta. En el centro del patio colocamos la mesa presidencial que era una réplica de la que hicimos en la boda que publicamos la semana pasada con una guirnalda de lado a lado y la vajilla de Meres.

90280418©mercedesblanco

64280418©mercedesblanco

Estuvimos presentes en todo el Palacio pero también tuvimos un rincón que compartimos con M viste tu mesa en el que recibimos a los novios y hablamos con ellos sobre las dudas que tenían.

79280418©mercedesblanco

80280418©mercedesblanco

76280418©mercedesblanco

74280418©mercedesblanco

Queremos dar las gracias al Palacio de Meres por lo bien que nos han tratado, cuidado y por ser la embajada perfecta para las bodas del Norte. También a Telva por hacer un evento tan especial en nuestra tierra.

No podemos despedirnos sin dar las gracias a Mercedes Blanco, sin ella no podríamos tener recuerdos tan bonitos de las bodas y eventos en los que participamos. Es una artista.

 

 

Una boda para recordar II

Cuando salieron de la Capilla, el jardín estaba preparado para ser el escenario de un aperitivo inolvidable con muchos abrazos, risas y la deliciosa cocina de Casa Gerardo.

1727080717©mercedesblanco

Mezclamos algunos manteles de lisos del palacio con otros estampados de M viste tu mesa y colocamos centros en tonos suaves.  El buen tiempo, el entorno y la compañía hicieron el resto.

830080717©mercedesblanco

831080717©mercedesblanco

784080717©mercedesblanco

1675080717©mercedesblanco

1743080717©mercedesblanco

1681080717©mercedesblanco

2390080717©mercedesblanco

Los nombres de los invitados colgaban entre ramos de eucalipto, lavanda y gafas para aquellos que las habían dejado olvidadas en casa.

1731080717©mercedesblanco

1729080717©mercedesblanco

La mesa presidencial estaba en el patio. Marta nos pidió una guirnalda que recorriera la mesa de una punta a otra y cayera por los extremos hasta el suelo. La trenzamos con las mismas ramas y flores con las que habíamos decorado el aperitivo pero añadiendo un detalle muy especial: una sopera de la vajilla del ajuar del Palacio a juego con los platos que habían elegido para el almuerzo.

3080717©mercedesblanco

1750080717©mercedesblanco

6080717©mercedesblanco

El resto de mesas estaban distribuidas por el corredor y los distintos salones del Palacio. Todas estaban decoradas con las mismas flores, manteles blancos y dos modelos de bajoplatos distintos: unos de mimbre de Meres y otros verdes de M viste tu mesa.

thumbnail_720080717©mercedesblanco

2329080717©mercedesblanco

Cuando terminó el aperitivo, el espectáculo gastronómico no había hecho más que empezar. El Chef Marcos Moran tenía preparado un menú para sorprender a los invitados y dejar un buen recuerdo en la memoria y en el paladar.

2323080717©mercedesblanco

2441080717©mercedesblanco

2475080717©mercedesblanco

Al terminar el almuerzo salieron a la campera, la parte de atrás del Palacio, un jardín infinito donde se puede disfrutar de las mejores vistas: al bosque y a la fachada de piedra cubierta de hiedra. Allí disfrutaron de un ambiente chill out antes de la fiesta, sin prisa y con toda la tarde por delante.

En ese entorno tan especial fue el primer baile, la entrega del ramo y… un concierto de The Third Floor.

2603080717©mercedesblanco

3003080717©mercedesblanco

2679080717©mercedesblanco

2697080717©mercedesblanco

2881080717©mercedesblanco

2945080717©mercedesblanco

2951080717©mercedesblanco

2991080717©mercedesblanco

2927080717©mercedesblanco

Fue una boda de esas que te alegra mucho que lleguen y da pena que terminen. Fue una boda para recordar.

El maravilloso reportaje es obra de Mercedes Blanco.

Una boda para recordar

Hay amigos que son más familia que aquella con la que compartimos apellido, son los García-Conde, a los que queremos mucho. Por todo eso, la boda de Marta fue muy emocionante.

Tenemos que reconocer que estuvimos tan ilusionadas como nerviosas, porque queríamos que fuera tan especial como merecen y estar a la altura del buen gusto de las madres de Marta y Borja.

Ella quería una boda bonita y clásica, inspirada en las de antes pero con un punto actual. La decoración tenía que ser importante y, a la vez, sobria.

Covadonga Plaza diseñó, partiendo de una mantilla de su abuela Cuca, un vestido romántico lleno de detalles. La novia no solo tenía  flores en el ramo, estaba rodeada de ellas, las llevaban las niñas de arras en sus manos y vestidos.

489080717©mercedesblanco

Marta García-Conde pensó en tres modelos distintos para el cortejo, cada cual más bonito y especial. Para las niñas pequeñas hizo unos vestiditos con una tela estampada que trajo de Londres y encaje antiguo. Para las mayores pensó en unas faldas largas con vuelo. Los niños llevaron unos trajes de monaguillo. Un cortejo único para una novia que también lo fue.

887080717©mercedesblanco

727080717©mercedesblanco

3080717bn©mercedesblanco

920080717©mercedesblanco

 

La capilla de Santa Ana estaba llena, no cabía un alfiler. Nos decidimos por una decoración sencilla porque es un espacio que pide poco para tenerlo todo. Colocamos la alfombra de sisal y los reclinatorios de lino. Al ser en el mes de julio y en un lugar rodeado de bosques como es el Palacio de Meres, elegimos árboles y ramas para dar un toque de frescor.

1093080717©mercedesblanco

1096080717©mercedesblanco

La ceremonia fue vivida con mucha emoción porque era la primera de las nietas que se casaba y para todos los primos fue un gran acontecimiento que siguieron desde el altar con mucha expectación.

1136080717©mercedesblanco

1004080717©mercedesblanco

1184080717©mercedesblanco

Continuará…

1572080717©mercedesblanco

Fotos: Mercedes Blanco

 

 

 

Una boda muy familiar

Ser tantas en la tienda hace que sea fácil tener a una sobrina entre las novias del año. Sus bodas son especiales porque, además de trabajar, vamos de invitadas.

Mónica y Tato quisieron casarse en Somió porque siempre veranearon allí y les traía muy buenos recuerdos.

La novia nos pidió un ramo silvestre que hicimos con rosas spray, eucalipto, senecio, astrantia… logrando una mezcla con mucho verde,  algo de gris y toques de color crudo.

01141151016

El vestido era de Marcos Luengo y tenía un detalle muy especial: unas puntillas familiares que hacían de ese traje un diseño único e irrepetible.

07811151016

07351151016

07001151016

En la Iglesia de San Julián se han casado varios primos de la novia, así que intentamos decorarlo de una manera diferente. En el altar colocamos centros asimétricos con flores menudas, dándole un toque romántico.

12801151016

12901151016

La nota de color la pusieron las pamelas de las invitadas, que eran impresionantes.

21361151016

La celebración fue en el Palacio de la Riega que tiene una gran terraza y las mejores vistas de Gijón.

17351151016

19101151016

Para el protocolo de mesas nos trajeron unas esculturas de El Póntico, escultor y  tío de la novia, que representaban unos árboles.

22521151016

Dentro mantuvimos el color verde del paisaje, para ello trabajamos con el equipo de Nacho Manzano que sacó bajoplatos dobles y un vaso de agua en un tono manzana. Queríamos dar un aire fresco y ceder protagonismo a las acuarelas que el padre de Mónica pintó para la ocasión recreando playas asturianas, también se encargó de las minutas con motivos marinos. Ningún detalle se dejó al azar, la mantelería color arena y los nudos marineros que hizo la novia para atar las servilletas, lograron que la costa estuviera más cerca que nunca.

19041151016

19051151016

19021151016

19031151016

La presidencia tenía un mantel con un suave estampado de M viste tu mesa y estaba colocada en el centro, para que todos los invitados estuvieran cerca de los novios y no perdieran detalle de momentos como el reparto del ramo.

26871151016

22991151016

27081151016

En la discoteca que montó Siapro en la terraza bailamos hasta que amaneció. Nadie quería marcharse de allí, de ser por nosotros, la música seguiría sonando.

24651151016

Fotos: Mercedes Blanco

 

 

La cena de Navidad

Seguimos, semana tras semana, los post de Cati que, en su Blog Está mal que yo lo diga, nos cuenta sus recetas y trucos para convertir la hora de la comida en el mejor momento del día.

Nos gustan muchas cosas de su filosofía: la primera son los ingredientes, no hay ninguno raro. Podemos encontrarlos todos en las tiendas donde hacemos la compra habitualmente. La segunda es que ella misma puede preparar las recetas por ti, ayudarte a recibir y  sorprender a tus invitados.

Todos los años hace por estas fechas un menú navideño y nos encanta participar decorando la mesa porque, además de cocinar y ambientar la mesa hace que las comidas y las cenas sean todavía más especiales.

La idea partió de unos platos que heredó Cati de su abuela. Tenían un colorido diferente que nos inspiró para encontrar el colorido del centro de mesa en el que estrenamos dos lámparas que seguro que presidirán muchas bodas el año que viene.

Los centros estaban colocados alrededor de las bases de las dos lámparas y unidos entre sí por flores de pascua.

Las velas también fueron protagonistas pero no en el color habitual, elegimos el color negro y coral, a juego con la vajilla.

52141217 ©mercedesblanco

116141217 ©mercedesblanco

149141217 ©mercedesblanco

54141217 ©mercedesblanco

La mantelería era de Mviste tu mesa, en color verde oscuro y con las servilletas haciendo contraste. No hay que poner todo a juego, mezclar hace que las posibilidades sean infinitas y nada monótonas.

101141217 ©mercedesblanco

La cristalería era una mezcla de dos juegos distintos, pusimos la copa de agua de color. Se lleva mucho hacer eso y es una tendencia que nos encanta.

63141217 ©mercedesblanco

El reportaje es de Mercedes Blanco, sus fotos son un regalo.

Os dejamos con el postre y nuestros mejores deseos para estas fiestas. Feliz Navidad.

152141217 ©mercedesblanco

 

 

Nunca igual

Lucia quería que su boda fuera igual de bonita que la de su hermana y a la vez, completamente diferente. El lugar y la época del año coincidían pero nada más.

Marcos Luengo diseñó para ella un vestido de líneas rectas y buscamos el contraste con el ramo de rosas de jardín, eucalipto y olivo.

02462151016

03412151016

Para la decoración de Santa María de la Corte nos centramos en tres zonas: la escalinata, el inicio del pasillo y el altar. Mezclamos hortensias blancas, esparraguera, paniculata…

03462151016

03442151016

04892151016

06532151016

05412151016

06972151016

08792151016

Los novios entraron  al Real Balneario Las Caldas por el jardín, acompañados por todos sus invitados y el sonido de gaitas y tambores.

11732151016

11852151016

En el salón de los espejos estaba preparado el aperitivo. Como había muchos invitados colocamos un bodegón en el centro con todos los platos que iban a degustar antes de sentarse a cenar.

11992151016

12002151016

13112151016

A Lucia le gustó tanto el protocolo de mesas de su hermana que nos pidió el mismo, pero le sorprendimos con algún detalle nuevo. La papelería era de Living las bodas.

13432151016

13452151016

13462151016

Si en la boda de Marta el color del brezo fue el protagonista, para Lucia buscamos otro tono típico del otoño. Trabajamos mano a mano con Siapro para crear una iluminación que bañara todo de naranja, creando un ambiente muy especial.

13772151016

13752151016

La mesa presidencial era de mayor tamaño que el resto y estaba cubierta por un mantel de Mvistetumesa color calabaza.

13862151016

13832151016

Las velas colocadas a distintas alturas y las luces de verbena daban un toque romántico y acogedor.

13812151016

13912151016

El salón de los espejos se convirtió en una discoteca. Entre sus paredes disfrutaron de un concierto y una fiesta inolvidable.

19452151016

20942151016

 

21402151016

22332151016

Las fotos son de nuestra querida Mercedes Blanco.

 

 

 

 

 

Algo blanco y algo verde II

La semana pasada dejamos a los novios saliendo, ya convertidos en marido y mujer, de la capilla de Santa Ana. Ahora los encontramos intentando aterrizar y estrenando ese sueño cumplido en el que se despertaran cada día.

En el jardín principal les esperaban los invitados, con ganas de celebrar y de verles.

Mientras disfrutaban fuera, dentro se ultimaban los detalles de una cena muy especial. Un cuadro de Favila, del bosque que rodea al Palacio, encargado por el padre la novia, fue la inspiración para la puesta en escena. Jugamos con dos mantelerías de lino distintas de M Viste tu mesa: una en tono gris piedra y otra verde.

Queríamos que a nadie le diera pena tener que entrar dentro, así que reproducimos el colorido del jardín en los centros de mesa, creando un efecto espejo.

La mesa presidencial estaba en el centro del patio y era para doce personas. El resto de los invitados se sentarían alrededor o en la planta superior, desde la que se veía también la mesa de los novios.

La papelería de Living las bodas, las velas y los cacharritos completaban la decoración. Todo estaba listo, solo faltaba la llegada de los comensales que encontraron su sitio gracias a un protocolo que colocamos en la zona de la panera.

Todos los kilómetros que hicieron para venir hasta aquí se los deseamos nosotras de felicidad.

Fotos: Mercedes Blanco