Una boda de mil colores 2

Prometimos volver al jardín y aquí estamos, en el aperitivo lleno de sabor y color que preparamos entre Balbona, el equipo del Palacio y nosotras.

Mesa de quesos y jamón, rincón de la sidra… y muchas ganas de pasarlo bien. No faltó detalle.

2522280718©mercedesblanco

2913280718©mercedesblanco

 

199280718©mercedesblanco

200280718©mercedesblanco

Para el protocolo de mesas contamos con una aportación muy especial: las acuarelas que pintó la madre de la novia y que colorearon también las minutas. Llenamos los tarros con flores variadas que parecían recién cogidas del campo.

182280718©mercedesblanco

189280718©mercedesblanco

2915280718©mercedesblanco

En el interior del palacio el color siguió siendo protagonista y cualquier elemento nos parecía la excusa perfecta para teñirlo todo un poco más: velas, jarroncitos, vasitos para minivelas y flores. Todo partía de la presidencial y continuaba en el resto de las mesas. Una forma bonita de tener un pedacito de todas las mesas en la de los novios y un trocito de los novios en todas las mesas.

2910280718©mercedesblanco

178280718©mercedesblanco

174280718©mercedesblanco

167280718©mercedesblanco

170280718©mercedesblanco

164280718©mercedesblanco

 

Pero lo que mas color aportó no fue una flor, no fue una vela, no fue un cacharrito. Fue la sonrisa de los novios, las ganas de sus invitados y el entusiasmo de todas las personas que participaron para que todo saliera bien.

2785280718©mercedesblanco

Fotos: Mercedes Blanco

 

 

Una boda de mil colores 1

Cuando Alejandra y su madre Bea entraron por la puerta de la tienda, recordamos la época en la que trabajamos  juntas hasta que se fue a vivir fuera. Todo eran risas, sonrisas y ganas. Eran una alegría constante , por eso no nos sorprendió que nos pidiera una boda a todo color, empezando por el ramo. Quería que tuviera el mayor número posible de flores y tonos, así que disfrutamos mucho mezclando distintas opciones hasta que dimos con una que llevaba hortensias,  menta, peonias, moras… en el que no podía faltar el color azul, presente en el ramo y en la cinta que lo ataba.

683280718©mercedesblanco

656280718©mercedesblanco

2036280718©mercedesblanco

Para la decoración de la capilla de Santa Ana pensamos en algo silvestre y veraniego, ligero pero con cuerpo, que vistiera los distintos rincones y la hiciera todavía más bonita.

203280718©mercedesblanco

207280718©mercedesblanco

204280718©mercedesblanco

205280718©mercedesblanco

La familia y los amigos vivieron con mucha emoción una ceremonia en la que los novios no dejaron de sonreír ni un minuto.

905280718©mercedesblanco

988280718©mercedesblanco

959280718©mercedesblanco

3185280718©mercedesblanco

989280718©mercedesblanco

1059280718©mercedesblanco

1021280718©mercedesblanco

Lo bueno de casarse en verano en el Palacio de Meres es que Alejandra y Javi pudieron disfrutar de los alrededores mientras sus invitados empezaban el aperitivo. Un paseo, unas fotos y unos minutos para aterrizar y darse cuenta de que no están soñando.

1880280718©mercedesblanco

1607280718©mercedesblanco

La semana que viene seguimos donde lo dejamos, en este mismo jardín.

Fotos: Mercedes Blanco.

 

Memorias de África

Esta boda es el resultado de la suma de ideas y trabajo de la novia, su madre, Vanesa y Bea de The Dreams Factory y nosotras. Cristina nos dio un punto de partida, que era concretamente el destino de su luna de miel: áfrica.

Como ella era muy clásica pensamos en una de las películas más icónicas que se rodó en ese continente: memorias de África y nos inspiramos en sus escenas para decorar cada rincón del Palacio de Meres.

0081_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0162_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

La decoración de la capilla de Santa Ana fue una sorpresa para la novia en la que contamos con la complicidad de su madre, que quería una puesta en escena impactante. Para hacerlo posible llenamos todo de ramas y flores. Algo que se sospechaba desde el exterior donde montamos por primera vez un adorno que trepaba por la fachada.

Diseñamos unos centros sin base con mucho movimiento y un cierto aire “asalvajado” que contrastaban con el romanticismo de un camino de velas que terminaba en el altar, enmarcado con un adorno en dos alturas diferentes.

0009_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0429_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0305_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0485_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0398_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0660_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0665_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

En el jardín del Palacio se respiraba la elegancia de los años 20. Cada detalle era un homenaje a ese continente, las rosas muy abiertas, la porcelana de los juegos de té y la papelería con animales que nos trajeron las chicas de Dreams Factory.

0708_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

0006_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

En un rincón del aperitivo recreamos un rosal centenario que inundó de olor y color las horas que pasaron antes de subir al salón.

0714_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

Arriba, todo era romántico y clásico, las velas, la porcelana y las flores se mezclaban en la mesa con las ilustraciones de los animales que te podrías encontrar cualquier tarde dando un paseo por allí.

1116_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

1114_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

1115_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

 

Y las velas que estuvieron presentes desde la ceremonia no pudieron faltar en el corredor para el primer baile de los novios.

1127_Boda_Cristina_Carlos_19_05_2018

1361_Boda_Cristina_Carlos_20_05_2018

Cristina y Carlos, gracias por regalarnos un viaje inolvidable, digo boda.

1519_Boda_Cristina_Carlos_20_05_2018

Fotos: Pelayo Lacazette

 

 

 

 

 

La boda de Carmen y Luis II

El mismo azul del tocado de la novia, de los trajes de los niños de arras y del vestido de la madrina siguió siendo protagonista en el aperitivo en el que contamos con unas grandes aliadas: las hortensias.

0320_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

Carmen y Luis querían trasladar la frescura de un día del verano al patio interior donde se celebraba el almuerzo.

La mesa presidencial, colocada en el centro para que todos los invitados les vieran desde su sitio, tenía un adorno diferente a lo habitual y es que sustituimos las flores por frutas. Concretamente por todas las que había en el resto de mesas y es que una tenía manzanas, otra limones, melocotones….  Una manera preciosa de tenerlos a todos presentes.

0014_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0321_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0327_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0324_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0004_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0013_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0003_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

La novia disfrutó de cada hora que duro su boda desde el principio hasta que marchó el último de sus invitados.

1065_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

1091_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

 

Imágenes: Pelayo Lacazette

 

La boda de Carmen y Luis

Carmen y su madre son muy artistas y vinieron a vernos con todo muy pensado. Desde el principio conectamos muy bien y tratamos de ayudarles a dar vida a sus ideas.

El look de novia era muy especial y tenía, además del blanco, otro color protagonista: el azul. Algo que nos inspiro en muchos momentos de la boda.

0130_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0122_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0103_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

El ramo que le preparamos tenía un aire silvestre y parecía que lo habíamos hecho con la vegetación del entorno del Palacio de Meres. Llevaba eucalipto, helechos, thalaspi , unas moras (en la segunda parte del post entenderéis la razón) y  “algo azul”: la cinta con la que se ataba una chapa de La Señorita.

0091_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0098_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

Los volantes le daban mucho movimiento al andar pero nada vestía más que su gran sonrisa y es que Carmen estaba radiante con su traje de Marta Ferrao.

0176_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

 

0198_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0191_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

Al ser una boda de mañana, la Capilla de Santa Ana estaba llena de luz. Elegimos entre todas un adorno “muy verde” que cubría todo el frente del altar y dos hayas para cada lado del Sagrario. La decoración conectaba el interior con el exterior, haciéndolos parecer uno solo.

0396_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0404_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0416_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0420_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0495_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0600_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0628_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

0638_Boda_Carmen_Luis_21_07_2018

 

La semana que viene os enseñamos la segunda parte, os va a encantar.

Pelayo Lacazette

 

 

Una boda íntima en el Palacio de Meres II

El aperitivo se sirvió al atardecer en el jardín del palacio, entre risas, abrazos y buenas conversaciones. Y es que el cocktail es el momento más distendido de la boda porque ya han pasado los nervios y empieza el ambiente festivo.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

Colocamos un columpio en un rincón del jardín, lo llenamos de flores y la gente lleno de fotos su cámara.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

Pensamos en un protocolo de mesas colgante y diferente, muy fresco, con toques de color y la papelería que Paula diseñó para ellos.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

 

Una de las zonas más bonitas de Meres es el patio y su corredor y al ser pocos pudimos organizar la cena allí. Decoramos la barandilla con verde y velas colgantes. También las encendimos en las mesas para crear un ambiente romántico y acogedor.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

Fue una boda muy especial, muy autentica y sobre todo: muy suya.

JENNI Y CARLOS_1009

Fotos: JfK Imagen 

 

 

 

 

Una boda íntima en el Palacio de Meres

Las bodas intimas son muy especiales porque los invitados viven todo desde primera fila y se respira un ambiente muy especial porque solo están los más cercanos.

Mucha gente piensa que localizaciones como el Palacio de Meres están reservados para bodas grandes y no es así, eligiendo los espacios adecuados, cualquier emplazamiento puede ser perfecto.

Paula, cuando llevaba LivingLasbodas, trabajó con los novios desde que se prometieron hasta el mismo día de la boda para que todo saliera como salió: perfecto.

Jenni disfrutó de los preparativos con mucha tranquilidad en la habitación del Palacio, con las flores de su delicado ramo y el sol entrando por la ventana.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

Paula quiso que, ya que estaban en familia, todos se sintieran como en casa, así que preparó un rincón con limonada para apagar la sed de los invitados.

ass

En la entrada de la Capilla de Santa Ana pusimos una decoración vertical con eucalipto y hortensias rematando el pasillo de gaiteros que esperaba la entrada y a la salida de los novios.

JENNI Y CARLOS

En el interior quisimos rodear a los novios con flores y colocamos una guirlanda sobre el altar y dos centros altos justo detrás, creando un marco para los momentos más emotivos de la ceremonia.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

La semana que viene, seguimos.

JENNI Y CARLOS

JENNI Y CARLOS

Fotos: JfK Imagen Social