Hortensias azules II

A la salida de la Iglesia, les esperaba un día espectacular y un homenaje culinario de la mano de Casa Gerardo. Sombrillas abiertas y bebidas fresquitas fueron los mejores compañeros para los centros que habíamos preparado.

La papelería fue obra de María Vigil que interpretó las hortensias azules que tanto le gustan a Ana en un dibujo bonito y campestre y que nos inspiro un sitting plan con un aire muy relajado.

En el interior del palacio, tratamos de que los centros de mesas fueran una continuación de las acuarelas y reflejaran el verano y el campo.

Pero nada dio más color que el buen ambiente que se respiraba en la celebración. Ganaron las ganas.

Fotos: JFK Imagen Social

Hortensias azules I

Ana se casaba en julio y le apetecía una boda muy campestre y veraniega. El sol hizo su aparición y nosotras nos pusimos manos a la obra para reflejar aquello que nos había contado.

El ramo era totalmente “de prao” con flores que parecían recién cortadas de los jardines que rodean al palacio y que encajaban de maravilla con su alegría y juventud. Lo recibió durante los preparativos acompañado de una lectura cumpliendo una emotiva tradición.

Como es una enamorada de las hortensias azules quiso que estuvieran muy presentes en su boda, así que llenamos con esas flores tan nuestras la capilla de Santa Ana.

Toda la boda tenía detalles de ese color, desde su cortejo hasta los pétalos de hortensias que dejamos preparados para que les lanzaran a su salida. Las velas y los cestones completaban ese aire especial que se crea en esa época del año.

Los novios salieron, a pesar del día soleado, bajo una preciosa lluvia de pétalos de hortensias empapados de felicidad.

La semana que viene, os contamos más.

Fotos: JFK Imagen Social

La uva y sus colores II parte

Mantuvimos la misma estética en la celebración que en la ceremonia, muy centrada en el campo, en lo silvestre y en el colorido de la uva.

Cuando nos enseñaron unos grabados familiares tuvimos claro que no podían faltar en el sitting plan, así que los integramos en la decoración que hicimos con cajas antiguas de fruta, uvas y flores. Ana Villaverde, amiga de la novia, diseñó una papelería ideal para que todo quedara en perfecta armonía.

En el interior, decoramos la balconada con verdes y colocamos un centro XXL en el patio, para dar protagonismo a la mesa presidencial.

Los centros del resto de las mesas estaban formados por distintas piezas en las que colocamos uvas y flores como peonias, limonium, rosita spray, clavelina…

Fue una boda muy especial y nos encanta tener estas fotos de JFK de recuerdo.

La uva y sus colores I

Julia, la novia, es íntima amiga de una de nuestras hijas por eso nos hizo una ilusión enorme cuando nos contó que se casaba. Tras un cambio de planes por la pandemia, llegó el momento de celebrar su gran día en el Palacio de Meres.

La temática nos pareció apasionante: el mundo de la uva, ya que está estrechamente muy ligada a la historia de la familia del novio. Así que nos pusimos manos a la obra para hacer algo diferente y especial.

El ramo de novia era una propuesta muy delicada pensando en las telas antiguas con las que estaba hecho su vestido. Era muy sutil y tenía como protagonistas a los guisantes de olor blancos.

En la fachada de la capilla de Santa Ana adornamos las columnas de piedra, colocando unas bases con flores naturales que enmarcaban la entrada y arropaban la salida.

Sobre el Altar colocamos una guirlanda y dos torres de flores a ambos lados del Sagrario, creando la apariencia de un adorno único.

La tela estampada con la que cubrimos los reclinatorios y todas las flores que usamos estaban inspiradas en los tonos de la uva y eran ideales para la época del año en la que se celebraba la boda: primavera.

La semana que viene os enseñamos la celebración que fue igual de especial.

Fotos: JFK Imagen Social

La boda de Cristina y Javier II

Entre todos discurrimos la manera de cumplir las medidas de aforo que había en el momento y, a la vez, de hacer algo bonito. Por eso surgió la idea de colocar una carpa transparente en el jardín trasero, perfecta para el aperitivo y luego para el baile. También aprovechamos los distintos rincones que ofrecía el palacio para hacer que los invitados estuvieran cómodos y disfrutaran de todo lo que, con tanta ilusión, habían preparado los novios.

En ese momento, había un numero de comensales por mesa y tuvimos que discurrir una forma de poder sentar en la presidencial a todas las personas importantes para los novios. La solución final fue usar dos mesas y disimular la separación con una preciosa guirnalda de extremo a extremo.

Al final, las ganas de casarse y celebrar hicieron que ni la lluvia ni la pandemia pudieran empañar un gran día.

Fotos: Pelayo Lacazette

La boda de Cristina y Javier I

Esta fue una boda de otoño de 2020 que acabó encontrando una nueva fecha a principios de primavera del año siguiente.

A los novios les apetecía que la decoración estuviera inspirada en un bosque, así que lo que hicimos fue darle el colorido de la época para que todo se pareciera lo más posible a lo que habían imaginado cuando preparaban inicialmente su boda.

Lo que no cambió fue el lugar elegido, el Palacio de Meres con su preciosa capilla de Santa Ana, sus salones y jardines.

El ramo de novia estaba pensado para acompañar su precioso vestido, un diseño sencillo y romántico para el que imaginamos un ramo alargado, campestre y con aire despeinado.

Para decorar la capilla quisimos mantener el encanto que tienen los bosques, con sus flores a ras del suelo, la mezcla de ramas y hojas y esa luz tenue tan especial que nos ayudaron a crear las velas.

Nada más terminar la ceremonia, los novios se fueron a dar un pequeño paseo con algo de lluvia y una gran sonrisa como paraguas. La celebración os la contamos la semana que viene.

Fotos: Pelayo Lacazette

La boda de Andrea II

Y del mar se fueron al jardín del Palacio de Meres con el mismo sentimiento de que sus pies no tocaban el suelo. Felices, emocionados y con muchas ganas de pasar un buen rato con su familia y amigos.

Unos días antes de la boda nos trajeron a la tienda una red de pescadores trenzada en Luanco y eso nos sirvió de inspiración para hacer un sitting plan marinero.

El brezo, que le encanta a la novia, estuvo muy presente tanto en la decoración como en la papelería que diseñó la Tortuga para los novios con pequeñas ramitas que daban un elegante toque de color.

Dentro del Palacio, vegetamos algunos rincones para que sintieran que todavía seguían en el jardín. Al igual que en los centros de mesa, pensamos en algo fresco, pero con pequeños detalles otoñales.

Fue un día inolvidable y eso nada ni nadie lo pudo cambiar.

Fotos: Cristina Cañibano

La boda de Mónica y Carlos 2

La celebración no podía empezar de otra manera que no fuera con un culin de sidra y es que siendo el novio del sector de la hostelería, imaginaros el rincón que prepararon para darle protagonismo a esta bebida tan nuestra.

1225070918©mercedesblanco

Mónica y Carlos querían una fiesta desde el minuto cero y eso se notó nada más que apareció en escena Juan de OkKA Dj para poner música y todo el buen rollo que lleva allí donde va.

1238070918©mercedesblanco

Ellos fueron los primeros en entrar al palacio y ver como habían cobrado vida todas las ideas que habíamos trabajado sobre papel.  El corredor estaba decorado con verde y diminutas luces que daban la sensación de que todo el bosque de Meres se había colado en su interior.

La mesa presidencial estaba en un extremo del patio para que pudieran verles todos sus invitados. Las velas, altas y bajas, se mezclaban con cacharritos de piedra y cerámica con distintas flores, entre ellas las hortensias agostadas que tienen un color precioso en esa época del año.

1724070918©mercedesblanco

1729070918©mercedesblanco

1728070918©mercedesblanco

1993070918©mercedesblanco

2048070918©mercedesblanco

2092070918©mercedesblanco

En el llagar, todo estaba preparado para seguir sorprendiendo a sus invitados: empezando por un acogedor photocall y una mesa de dulces, presidida por dos guirnaldas, que hicieron las delicias de los más golosos.

2621070918©mercedesblanco

1995070918©mercedesblanco

Y si el aperitivo fue una fiesta, imaginaros lo que vino después. Apoteósico.

2602070918©mercedesblanco

 

Fotos: Mercedes Blanco

 

La boda de Mónica y Carlos 1

No sabemos por quién empezar a hablar: conocemos a la novia y al novio y a ambos les tenemos mucho cariño por separado, así que imaginaros juntos. A Mónica la conocemos porque, además de tener una tienda tan estilosa como ella en Oviedo, viene a comprarnos flores. Con Carlos  hemos trabajado en temas de escaparatismo y además, tiene una sidrería a la que nos gusta mucho ir.

Desde el principio nos transmitieron, además de una ilusión enorme, una pasión por detalles que querían reflejar en cada rincón y es que en esta boda nada es casualidad.

29070918©mercedesblanco

30070918©mercedesblanco

El vestido de Mónica  era a la vez, moderno y sencillo. Para su ramo nos inspiramos en unas fotos de su tocado que era en tonos platas y azabache.

2070918©mercedesblanco

454070918©mercedesblanco

Cuando celebramos la jornada de puertas abiertas en el Palacio de Meres, Mónica  vino a vernos y se enamoró de muchas ideas que quiso que replicáramos en su gran día, así que las adaptamos para ellos.

A la capilla de Santa Ana le dimos un aire otoñal pero con un toque fresco a base de  brezo del monte, aster y lisiantus. La entrada y el pasillo estaban llenos de flores, hojas y color para recibir a los invitados y a los novios.

501070918©mercedesblanco

504070918©mercedesblancoLa decoración estaba totalmente centrada en el altar, con una guirnalda de lado a lado y dos grandes adornos para enmarcar el Sagrario.

502070918©mercedesblanco

La novia llegó acompañada de Lucía y Marina, a las que hicimos una corona de olivo y flores blancas. Marcos, Dani y Mateo entraron con unos simpáticos mensajes escritos en las pizarras.

2344070918©mercedesblanco

618070918©mercedesblanco

2357070918©mercedesblanco

737070918©mercedesblanco

917070918©mercedesblanco

929070918©mercedesblanco

1146070918©mercedesblanco

La semana que viene, seguimos donde lo dejamos.

1188070918©mercedesblanco

Fotos: Mercedes Blanco

El vestido de la novia 2

Un día de verano, ese fue el regalo que hizo Asturias a los novios. Un cielo despejado, un sol radiante y la tarde cayendo sobre el jardín del Palacio de Meres.

Con un regalo así, el aperitivo fue una delicia, además de un momento perfecto para sacar fotos y disfrutar de todo lo que los novios habían preparado con mucha ilusión.

DavidFernández-AlbayJorge-419

DavidFernández-AlbayJorge-452El protocolo de mesas estaba colocado sobre un mueble antiguo. Llenamos las frascas con distintas flores para darle un aire romántico y mantuvimos el colorido otoñado que les gustaba.

DavidFernández-AlbayJorge-152

DavidFernández-AlbayJorge-151

Los invitados les escribieron sus mejores deseos en unos pequeños pergaminos que seguro que ahora guardan como oro en paño y es que además de las fotos y el vídeo, las palabras son un bonito recuerdo.

DavidFernández-AlbayJorge-774

Los novios se enamoraron de nuestro columpio y nos pidieron que lo decoráramos con flores para la ocasión. Tanto acabó gustando que se convirtió en el photocall oficial.

DavidFernández-AlbayJorge-1047

DavidFernández-AlbayJorge-1049

El los salones todo estaba preparado para recibirles. Las mesas estaban cubiertas con los manteles de A de Lola y tenían las mismas flores que habíamos usado en el aperitivo. Para las velas elegimos un tono muy simbólico: el del tul de la falda de la novia.

DavidFernández-AlbayJorge-565

DavidFernández-AlbayJorge-573

DavidFernández-AlbayJorge-721

DavidFernández-AlbayJorge-676

Fue un día muy especial, fue una noche inolvidable.

DavidFernández-AlbayJorge-1043

Fotos: David Fernández