Casarse entre amigos

Cuando alguien del sector te llama para su boda, es una alegría doble: al final es mucha gente en la que pueden confiar y es un honor y una suerte a partes iguales que nos elijan a nosotras.

Eli, trabajo durante un tiempo con nuestra querida Paula, de Living las bodas y desde que vino a la tienda tuvimos un filing muy especial.

Como en todas las bodas que organizan, todo estaba estudiado al milímetro. Empezando por los colores: mostaza y azul.

davidfernandez-eliyguille-72

davidfernandez-eliyguille-96

davidfernandez-eliyguille-90

El ramo y los zapatos de Miss García tenían el color mostaza como protagonista, los primeros en el ante y el segundo en la cinta de terciopelo y en alguna de sus flores. La chapa de la señorita llevaba grabada una palabra especial para la novia.

davidfernandez-eliyguille-125

davidfernandez-eliyguille-132

davidfernandez-eliyguille-103

Querían un lugar especial para la ceremonia. Algo urbano y a la vez íntimo. Todo eso lo encontraron en el Hotel Ayre, concretamente en su azotea.

davidfernandez-eliyguille-165

davidfernandez-eliyguille-168

Allí mismo, de pie y delante de todos sus invitados, se dieron el sí, en una ceremonia emotiva, oficiada por Javi de Liebling. El color amarillo estaba presente en las flores y el azul en un cartel de bienvenida hecho por Living las bodas y en la papelería diseñada para la ocasión.

davidfernandez-eliyguille-194

davidfernandez-eliyguille-199

davidfernandez-eliyguille-191

Para la salida, ideamos con Paula unos conos llenos de confeti y hojas de eucalipto con los que recibieron a los novios y a toda la felicidad que venía con ellos.

davidfernandez-eliyguille-135

davidfernandez-eliyguille-263

davidfernandez-eliyguille-266

davidfernandez-eliyguille-287

Unas plantas más abajo, esperaba una celebración a la altura. Todo estaba cuidado con un cariño especial, todo el equipo había trabajado mucho para sorprender a novios e invitados.

davidfernandez-eliyguille-324

El salón estaba lleno de flores y velas. Todo en tonos azules, ocres…La luz de las velas encendidas contrastaba con los numeros de las mesas, hechos de cinc.

davidfernandez-eliyguille-306

davidfernandez-eliyguille-330

davidfernandez-eliyguille-308

La papelería parecía un espejo donde se veían todas las flores que adornaban las mesas.

davidfernandez-eliyguille-333

davidfernandez-eliyguille-332

Todo estaba listo y lo único que faltaba era gente con ganas de celebrar. Y eso, llegó.

davidfernandez-eliyguille-368

davidfernandez-eliyguille-378

Aparte de grandes profesionales, en esta boda se dieron cita buenos amigos y eso se noto en el resultado y también en estas fotos.

davidfernandez-eliyguille-422

davidfernandez-eliyguille-433

davidfernandez-eliyguille-444

Las fotos son de David Fernández, con quien hemos coincidido varias veces la temporada pasada.

 

 

 

Un jardín interior.

Aunque tenemos las manos frías por culpa del invierno, la cabeza la tenemos puesta en primavera y en todas las bodas que vendrán con el buen tiempo. Quizás por eso elegimos para esta semana la boda de Teresa y Eduardo.

Julio de Peluquería Suárez  aparte de ser un artista peinando es siempre un encanto, fue quien le hablo de nosotras a la madre del novio. Gracias a esa recomendación y a que la novia  nos conocía de trabajos anteriores, vinieron a vernos y surgió uno de los montajes más especiales de los que hicimos el año pasado.

Fue el mismo Julio quien dio la vuelta a un tocado de Le Touquet y eso nos inspiró un ramo en tonos salmón y blancos con rosas de jardín, peonias y astrantia.

El ramo y el tocado acompañaban al vestido de Jesús Peiró que eligió la novia y con el que estaba impresionante.

davidfernandez-teresayeduardo-410

davidfernandez-teresayeduardo-163

davidfernandez-teresayeduardo-196

La Iglesia de San Pedro, tan emblemática y conocida en Gijón fue el lugar elegido por los novios para darse el “sí quiero”. A la entrada colocamos dos centros altos con hortensias blancas y verdes. Flores y colorido que mantuvimos en las dos torres que colocamos detrás del altar.

davidfernandez-teresayeduardo-169

davidfernandez-teresayeduardo-231

davidfernandez-teresayeduardo-225

Los adornos de la entrada son una forma de dar la bienvenida a los invitados y un fondo precioso para las primeras fotos de los novios ya convertidos en marido y mujer.

davidfernandez-teresayeduardo-327

davidfernandez-teresayeduardo-345

Después de recibir piropos y abrazos se fueron a hacer unas fotos acompañados por David Fernández y acabaron delante de unas hortensias en el jardín de los abuelos del novio.

davidfernandez-teresayeduardo-369

davidfernandez-teresayeduardo-382

davidfernandez-teresayeduardo-419

Somió Park fue un lugar en el que pensamos mucho los meses previos a esta boda y al que le estamos muy agradecidos por lo fácil que nos pusieron trabajar y las infinitas posibilidades que tiene.

Los novios querían celebrar su boda en un jardín cubierto. Con esa premisa y la libertad que nos dieron, diseñamos un invernadero muy especial.

davidfernandez-teresayeduardo-572

Llenamos la entrada de hortensias y faroles. Queríamos que la gente pudiera ver desde fuera un poco de todo lo que iban a encontrarse dentro.

El aperitivo fue en uno de los jardines, amenizado por un grupo de Jazz y un tiempo muy agradable.

davidfernandez-teresayeduardo-549

davidfernandez-teresayeduardo-467

Para el protocolo de mesas, nos adelantamos al color que acaba de anunciar pantone como el color del año. Las mesas tenían nombre de barrios emblemáticos de Nueva York, ciudad donde viven los novios, acompañadas por acuarelas originales del artista gijonés Nacho Torra, un buen amigo de la pareja. Lo enmarcamos entre hortensias, helechos, ramas, hojas…todo verde.

el-verde-follaje-color-del-ano-2017-segun-pantone_19641_w620

davidfernandez-teresayeduardo-443

davidfernandez-teresayeduardo-444

Ahora viene nuestra parte favorita, en la que pusimos todo nuestro trabajo e ilusión: los salones. Empezamos desmontando cortinas y visillos para dejar que los arboles del jardín entraran dentro y dar mayor sensación de amplitud. Llenamos el techo con verde para que, miraran donde miraran, vieran naturaleza por todas partes.

DavidFernández-TeresayEduardo-466.jpg

Encendimos todas las luces que nos encontramos y cientos de velas que colocamos en las mesas y rincones.

Para juntar los dos salones, además de quitar las puertas que los separaban, pensamos en una mesa que unía al primer invitado con el último, al del norte con el del sur, al mayor con el más pequeño y no era otra que la mesa presidencial.

La vestimos con un mantel diferente al resto, todos de Mviste tu mesa, que también trajo unos bajoplatos plateados. Las flores fueron rosas blancas, las favoritas de la madre del novio y pusimos un poquito de ese verde protagonista, en cada mesa.

davidfernandez-teresayeduardo-573davidfernandez-teresayeduardo-471

davidfernandez-teresayeduardo-480

davidfernandez-teresayeduardo-495

Los invitados se llevaron una gran sorpresa al entrar y eso que todavía quedaban muchas cosas por pasar.

davidfernandez-teresayeduardo-575

davidfernandez-teresayeduardo-576

davidfernandez-teresayeduardo-596

davidfernandez-teresayeduardo-633

Los novios querían celebrar y no hay mejor manera de hacerlo que con una fiesta. Para eso hicimos con ayuda de Siapro, que creó una iluminación espectacular, una zona muy especial.

Un escenario entre dos barras en el fondo del salón, así todo el mundo, bailara o no, estaría disfrutando del ambiente.

davidfernandez-teresayeduardo-505

A ese escenario se subieron sus amigos, Thrid Floor, que protagonizaron uno de los momentos más memorables de la boda.

davidfernandez-teresayeduardo-698

davidfernandez-teresayeduardo-682

davidfernandez-teresayeduardo-691

Después llegaron Las Chicas de la Habana, regalo sorpresa para los novios del hermano del novio, que hicieron bailar con ritmos cubanos a todos los allí presentes.

davidfernandez-teresayeduardo-670

Las luces se apagaron pero las velas y las ganas de bailar siguieron toda la noche…