Una boda en Casa Trabanco II

La celebración fue en Sariego, en la nave de elaboración y el llagar que tiene Trabanco. Los espacios vivieron una transformación absoluta que fue posible gracias a dos cosas: el potencial del lugar y la confianza ciega que depositaron en nosotras. Pero empecemos por el principio: el aperitivo, con sello de la casa, se sirvió en el jardín para disfrute de todos los invitados.
YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSEYOLI Y JOSE

YOLI Y JOSEYOLI Y JOSE

En el interior decoramos todo el techo con ramas secas, eucalipto y luces de German Vizcaino, logrando así bajar la altura de la nave para que fuera más acogedora. Tanto gustó la propuesta que no lo desmontamos y ahora está en todas las bodas.
La iluminación en tono rosado fue obra de Siapro y logró crear un ambiente muy especial. Jugamos con la geometría mezclando tableros largos de madera vista y mesas redondas con manteles de M viste tu mesa.
YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

La presidencia era muy especial ya que sólo estaban los novios. Algo poco habitual pero muy emocionante porque estaban solos y, a la vez, con tus sus invitados.

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

El otoño fue el gran proveedor de decoración con brasicas, cardos, manzanas, eucalipto… también usamos velas en tonos verdes y vasitos en distintos colores. Las proteas, flores favoritas de la novia, aparecieron en los centros de mesa y en la papelería que diseñó Paula para la ocasión.
YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

 

Fue una boda de esas que, al acabar, deberían de volver a empezar porque no habrá otra igual.

YOLI Y JOSE

Fotos: JFK IMAGEN SOCIAL

Boda en Casa Trabanco

Dicen que de una boda sale otra boda pero, en esta ocasión, salieron muchas. Fuimos a Casa Trabanco hace un año y, desde entonces, volvemos cada poco.
Yoli vivió los preparativos con mucha ilusión porque la ceremonia y la celebración iban a ser en un lugar en el que ella se sentía como en casa porque, de hecho, es de su familia.
Paula, que por aquel entonces dirigía Living las bodas, fue la encargada de organizar todo y tan bien lo hizo que ahora trabaja allí de responsable de eventos.
Este fue uno de los retos más bonitos del 2017. Un lugar con belleza singular y mucho potencial, historia y sabor. Una familia estupenda. El entorno no podía ser más especial: decenas de manzanos con sus ramas, hojas y frutos y el paisaje asturiano que tan bonito es, aunque estemos acostumbrados.

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

 

 

El otoño fue muy protagonista con sus colores, empezando por el ramo de la novia inspirado en los tonos del tocado de flores de tela que le hicieron en Le Touquet.

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

 

YOLI Y JOSE

La ceremonia fue en un antiguo túnel que se empezó a construir para unir Gijón con San Martín del Rey Aurelio. Abrimos las puertas de par en par, colocamos unos cortinones y un arco para enmarcar a los protagonistas. Jugamos con el contraste y utilizamos sillas transparentes que rompían un poco y le daban un aire especial sin restar protagonismo a las barricas.
YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE

 
También decoramos el coche en el que llegaron los novios y le hicimos un adorno a dos invitados muy especiales: la hija de Jose y su perrito.
La ceremonia era una pista de lo que iba a venir: una celebración con nombre propio y muchas botellas de sidra. Lo que bien empieza, acaba de manera extraordinaria.
YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE
YOLI Y JOSE

YOLI Y JOSE

a05b5500-c097-4512-8876-cc8a75219d32

YOLI Y JOSEFotos: JFK IMAGEN SOCIAL

Una novia medieval II

La celebración fue en el Castillo de San Cucao, allí les estaba esperando Paula de Living las bodas que se había encargado de cuidar cada detalle para que todo fuera sobre ruedas y los novios solo tuvieran que encargarse de disfrutar.

Laura y David798

Laura y David809

Laura y David878

Laura y David883

Laura y David922

Laura y David936

En la zona del aperitivo mezclamos unos manteles de M viste tu mesa color verde pistacho con otros que tenían allí y dejamos alguna mesa desvestida. El buen tiempo, las hortensias del jardín y lo mucho que había que celebrar, hicieron el resto.

Laura y David940

Laura y David929

Laura y David948

Laura y David956

Para el protocolo de mesas querían usar pacas de paja, algo que hizo resaltar mucho la papelería diseñada por Living las bodas para la ocasión con unas hortensias agostadas dibujadas, las mismas que pusimos para dar un toque de color.

Laura y David962

Laura y David963

El salón vivió una autentica transformación, quitamos las cortinas y creamos un espacio diáfano para cenar mientras caía la noche. Cambiamos la mantelería y llevamos una de M viste tu mesa de lino color avellana, bajoplatos de ratán y platos para el pan.

La mesa reservada para la presidencia nos sirvió para crear un fondo de escenario y colocamos delante la de los novios que quedaron enmarcados por velas y verde.

Laura y David1080

Laura y David1086

Laura y David1076

Laura y David1078

Laura y David1079

Laura y David1085

Laura y David1101

Laura y David1169

 

Laura y David1173

Una novia medieval que parecía una princesa, estaba en un castillo y vivió una boda de cuento.

Las fotos son de JFK Imagen Social.

 

 

 

Autentica felicidad II

La alegría de la ceremonia se trasladó hasta la terraza, donde les esperaba un espectacular atardecer y un aperitivo del chef Nacho Manzano.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 587

Gladys y Juan. Fotografía JFK 630

Paula diseñó una papelería con ramas para los distintos puestos, el protocolo de mesas y la cena. No pudo faltar la mesa de quesos ni la marinera, dos clásicos con los que Manzano acierta y los invitados disfrutan.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 703

Gladys y Juan. Fotografía JFK 611

El protocolo de mesas estaba colocado bajo una sombrilla, entre flores. El viento soplaba fuerte y para evitar que volara la papelería atamos limones y naranjas que recogimos de la finca, logrando un resultado más colorido y vistoso de lo que teníamos previsto antes de llevarnos la sorpresa meteorológica de la jornada.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 590

Gladys y Juan. Fotografía JFK 589

Gladys y Juan. Fotografía JFK 592

La cena fue en la carpa que estaba distribuida de una manera diferente a la habitual, empezando por una presidencia de veinte personas. El tamaño y la forma del resto de las mesas se eligieron en función de los grupos que se iban a sentar en ellas. Las sillas de bambú de Global Rent dieron el toque que nos faltaba para crear el escenario perfecto.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 643

Gladys y Juan. Fotografía JFK 645

Para dar un ambiente más festivo colocamos en el techo luces de verbena, cestos y helechos. Abrimos los laterales para que el jardín se metiera dentro y colocamos dentro árboles que hacían sentir que estábamos fuera.

Mezclamos distintas mantelerías del catering de Manzano, verde, beige y uno estampado que combinaba ambos tonos. Las velas naranjas, los vasos de agua verdes y las flores en tonos vivos contribuyeron a dar esa inmensa alegría que querían trasmitir los novios.

Al caer la tarde, encendimos velas y luces para trasladarles a esas playas del sur que daban nombre a las mesas y donde tantos buenos momentos pasaron los protagonistas.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 700

Gladys y Juan. Fotografía JFK 768

Gladys y Juan. Fotografía JFK 769

Gladys y Juan. Fotografía JFK 774

Gladys y Juan. Fotografía JFK 798

Para que los invitados pudieran dejar unas palabras a los novios, Paula de Living las bodas, diseñó un rincón con atrapa sueños para que así, no se escapara ninguno.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 802

Gladys y Juan. Fotografía JFK 803

Si la boda fue una fiesta, la fiesta no os podéis imaginar lo que fue.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 844

Fotos: JFK IMAGEN social

 

 

 

 

 

 

 

Autentica felicidad I

Decidimos titular el post así porque felicidad es la mejor palabra para definir a Gladys y Juan. Ellos son la alegría, el optimismo, las ganas… y la suma de todo eso da por resultado la felicidad.

Participar en la boda de dos personas que se quieren tanto fue un auténtico placer. Todo fue fácil, confiaron a ciegas y se dejaron llevar.

Nuevamente trabajamos mano a mano con Paula de Living las bodas, con la que volveremos a coincidir mucho este año.

Gladys es una persona muy especial y su vestido no iba a ser menos. Alfonso Pérez fue el encargado de diseñar un traje irrepetible, con encaje, muchos cortes y un toque de color dorado que nos inspiró para crear el ramo.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 185

Las mangas infinitas con efecto capa nos hicieron  pensar en un ramo largo, con lisianthus color crema atados con una cintas dorada que nos trajo el diseñador y de las que colgaba un camafeo antiguo.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 94

Gladys y Juan. Fotografía JFK 189

Gladys y Juan. Fotografía JFK 187

 

La ceremonia civil se celebró en los jardines de la Riega, con la ciudad de Gijón y el mar Cantábrico de fondo.

Querían algo informal, alegre y muy participativo. También que sus sobrinos estuvieran en primera fila y que los invitados no perdieran detalle de todo lo que ocurriera.

Buscamos sillas por todo el palacio, desde la terraza hasta la última de las habitaciones. No eran iguales pero eso no importaba, quedaba bonita la mezcla de distintas formas, colores y materiales.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 50

Gladys y Juan. Fotografía JFK 88

Enmarcamos el pasillo con capazos, frascas de cristal y faroles. Enfrente de todas las sillas había una zona reservada para los novios y otra, muy cerquita, para su cortejo de arras.

Colocamos dos bancos, uno  para Gladys y Juan, bajo un arco recubierto de vegetación y capazos llenos de flores, y otro de madera blanca para los niños.

Mezclamos hortensias blancas, rosas y azules con otras flores para darle un aire campestre y alegre huyendo de la ceremoniosidad y creando el ambiente distendido que querían los novios.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 124

Gladys y Juan. Fotografía JFK 126

Gladys y Juan. Fotografía JFK 129

Gladys y Juan. Fotografía JFK 130

La novia salió del Palacio acompañada del padrino y de sus niños de arras, ellas llevaban unas medias coronas de flores rosas trenzadas por Mónica.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 245

Gladys y Juan. Fotografía JFK 246

Gladys y Juan. Fotografía JFK 265

Gladys y Juan. Fotografía JFK 370

Fue una ceremonia preciosa, llena de sonrisas, palabras bonitas, besos, abrazos y mucho, mucho amor.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 398

Gladys y Juan. Fotografía JFK 277

Gladys y Juan. Fotografía JFK 310

Gladys y Juan. Fotografía JFK 299

Gladys y Juan. Fotografía JFK 332

Gladys y Juan. Fotografía JFK 367

Gladys y Juan. Fotografía JFK 350

Gladys y Juan. Fotografía JFK 376

Gladys y Juan. Fotografía JFK 411

Hay bodas en las que la fiesta empieza mucho antes del baile, y esta es una de ellas.

Gladys y Juan. Fotografía JFK 422

Gladys y Juan. Fotografía JFK 430

Continuará…

Fotos: JfK imagen social

 

 

 

Una boda en Mérida III

En el antiguo secadero de tabaco pasamos varios días trabajando y, cuando vimos el resultado, nos dimos cuenta que merecieron la pena. Recubrimos con vegetación el techo de vigas de madera y colgamos guirnaldas de las columnas que separaban las naves para unificar los dos espacios.

Los novios querían sentir que seguían en el jardín, así que además de la decoración en tonos verdes, encendimos cientos de velas y microbombillas. Siapro iluminó cada mesa creando un ambiente mágico propio de una noche de verano.

MERIDA - 0160

MERIDA - 0087

MERIDA - 0252

MERIDA - 0247

Hicimos dos modelos para los centros de mesa: uno con velas altas y vasitos y otros con una pieza de cerámica. Ambos tenían flores y ramas propias del campo: olivo, espiga, aster… a juego con la papelería que diseñó Living las bodas .

MERIDA - 0035

MERIDA - 0250

Mientras los invitados disfrutaban dentro, fuera preparábamos una auténtica revolución. Era mucho lo que teníamos que hacer, pero con una buena capitana y las ganas que le pusimos, terminamos a tiempo. Movimos algunas cosas para darles una nueva vida y volver a sorprender a los invitados.

MERIDA - 0363

MERIDA - 0374

Llevamos desde la terraza hasta la zona de baile las estructuras de madera de puestecitos del aperitivo y colgamos de ellas lámparas de mimbre para crear una zona Chill Out.

MERIDA - 0383

MERIDA - 0386

MERIDA - 0389

Paula y su equipo se encargaron de dar un toque dulce y otro salado: un impresionante Candy bar y un foodtruck de sushi: Kirei by Kabuki. Las noches de fiesta siempre son largas y, pese a que se ha comido mucho, los invitados siempre disfrutan de estos pequeños caprichos.

MERIDA - 0404

MERIDA - 0085

Global Rent montó una espectacular carpa transparente para la fiesta. El fondo y los pies de carpas estaban cubiertos con celosía, mucho verde y microbombillas. La pista de baile estaba acotada por un banco corrido que acabó sirviendo de escenario de otra zona, más tranquila, para las copas.

MERIDA - 0349

MERIDA - 0352

MERIDA - 0387

La barra de diez metros dio para mucho: copas, mojitos, daiquiris… todo era posible. Todo menos la resaca, ya que los invitados se marcharon con un kit para sobrellevar el día siguiente que la propia novia preparó.

MERIDA - 0429

MERIDA - 0428

MERIDA - 0420

Fue una de esas fiestas que por mucho tiempo que pase nadie podrá olvidar.

MERIDA - 0491

MERIDA - 0471

Nosotras nos fuimos al día siguiente con mucho más de lo que habíamos llevado. Por suerte para nuestra logística, los recuerdos ocupan espacio en la memoria y no en la furgoneta, de lo contrario, habríamos tenido que dejar un montón de trastos allí.

Fotos: Cristina Cañibano.

Una boda en Merida II

Al salir de la Iglesia, pusieron rumbo a La Albuera, una finca de caza que visitamos meses antes y en la que trabajamos cinco días seguidos. Fue un lujo transformar y decorar ese espacio, por el enclave y también por los dueños. Todo fueron facilidades y buenas caras. La finca estaba llena de posibilidades y había un equipo de muchas personas peleando para enseñar su mejor versión.

En la entrada colocamos un bodegón de bienvenida y marcamos el camino hacia el aperitivo, que estaba preparado en la terraza, con cientos de faroles.

MERIDA - 0026

MERIDA - 0030

MERIDA - 0300

El aperitivo, a la sombra de la arboleda, estaba lleno de detalles y sabor. Con el Catering Guadalquivir de Sevilla y la papelería e ideas de Paula y de Yula, montamos varios puestos: jamón, quesos, conservas y cervezas de distintos rincones del mundo.

Tuneamos un chiringuito de la finca para poner el puesto de bebidas y montamos una zona con mesas altas y bajas para que los invitados se relajaran y disfrutaran del momento.

MERIDA - 0245

MERIDA - 0240

MERIDA - 0259

MERIDA - 0268

MERIDA - 0221

MERIDA - 0181

MERIDA - 0227

MERIDA - 0010

La novia encargó unas coronas de flores de tela que colocamos en un puestecito para que las invitadas pudieran elegir la que más le gustaba y mejor iba con el look que llevaban.

MERIDA - 0018

En el centro de la terraza había una fuente, la llenamos con tinajas y cestos con flores y ramas para ambientar el protocolo de mesas.

MERIDA - 0006

MERIDA - 0005

MERIDA - 0228

Quisimos dar una sorpresa a la madre del novio que se había enamorado de una foto de un sitting que hicimos hace tiempo, y lo replicamos a la entrada del secadero de tabaco, que era el lugar que los novios habían elegido para la cena.

MERIDA - 0041

MERIDA - 0044

MERIDA - 0045

Siapro se encargó de que la falta de luz no solo no fuera un problema sino que diera pie a una iluminación espectacular con focos y bombillas.

MERIDA - 0324

MERIDA - 0345

Continuará…

Fotos: Cristina Cañibano