La boda de los mil detalles

Hay bodas que están hechas de detalles, que todo, por pequeño que sea, está elegido cuidadosamente. Que mires donde mires, ves belleza y sensibilidad. Igual que la boda que os queremos enseñar hoy y en la que los novios dedicaron tiempo y cariño para que todo saliera como siempre habían imaginado.
El ramo de novia era pura delicadeza, con peonias abiertas, ramas de eucalipto… jugaba con cuatro tonos distintos pero que lejos de romper unos con otros, creaban un efecto muy armónico.

IMG_5908

IMG_5932

La ceremonia fue en la Catedral de Oviedo. Era verano y queríamos que se notara en el ambiente la frescura de esa época del año y darle a la decoración un aire ligero, nada cargado.
IMG_5911
IMG_5914

IMG_5916

IMG_5910

Utilizamos hiedra, hortensia y flores menudas en tonos blancos, dejando todo el protagonismo al retablo y a los novios, que entraron del brazo de sus padres y salieron juntos, ya convertidos en marido y mujer.

IMG_5913

IMG_5931

Todo estaba preparado en el Palacio de Valdesoto para recibir a los invitados, incluido el sol. Los jardines fueron el escenario perfecto para un aperitivo al aire libre, lleno de sabor gracias al Real Balneario de Salinas.

IMG_6005

IMG_5922

IMG_5923

Colocamos dos protocolos de mesa, con mucho color y fruta, concretamente las naranjas y limones que el hermano de la novia dibujó en el sobre de las invitaciones de la boda, y fue el mismo estampado que adornó la minuta.

IMG_6002

IMG_6004
IMG_5917

Si con el paso de las horas, el blanco fue dando paso al color, a la hora de la cena en el salón se vivió una autentica explosión de alegría en forma de flores, hojas y frutas, velas altas y bajas. No hubo que decantarse por una sola opción, mezclamos un poco de todo y el resultado fue algo diferente, veraniego y bonito.

IMG_5937

IMG_5927

IMG_5935

IMG_5936

Las velas fueron volviéndose cada vez más protagonistas y es que no pueden faltar en una noche de verano.

IMG_6010

Una boda junto al mar II

 

El azul es el color favorito de la novia y es el mismo que tiene el mar, que apasiona al novio. Por eso nos es difícil imaginar a donde estuvieron mientras los invitados se dirigían al Palacio de Valdesoto.

Foto-456

En el Palacio de Valdesoto estaba todo preparado para recibirles, el equipo de Isaac del Real Balneario de Salinas había estado trabajando para que los invitados vivieran, junto con los novios, un día inolvidable.

Adela les estaba esperando a su llegada y de la lluvia, con la que había empezado el día, ya no quedaba rastro, así que pudieron disfrutar del jardín.

Foto-562

Foto-570

Foto-603

Foto-604

El protocolo de mesas estaba en la entrada del salón, aprovechando un espejo del palacio y como os podéis imaginar, las mesas tenían el nombre de algunas de sus calas favoritas.

Foto-544

Foto-545

Dividimos el salón en dos ambientes: una para la cena y otra para el baile. Para separar las dos zonas usamos candelabros con velas y hiedra.

Foto-534

Foto-532

Los grandes ventanales del palacio creaban la ilusión de estar en cenando en medio del jardín. La mesa presidencial tenia un centro alto y distinto al resto, que tenían cacharritos de cristal con hortensias y flor blanca.

Foto-535

Foto-536

Los invitados recibieron a los novios con globos de luz y música. Lo que no sabían es que ellos tenían preparada una sorpresa que iluminaria sus caras minutos más tarde.

Foto-677

Adriana y Javi dieron a algunos invitados cartas que les habían escrito para agradecerles su cariño y decirles lo importantes que eran para ellos. Este detalle tan personal emocionó a todos y dejo sin palabras a los que las recibieron.

Foto-724

Foto-731

Foto-742

Pero no solo dieron la cartas, también el ramo de novia dividido en dos con sus respectivas chapas de La Señorita. Un recuerdo para siempre.

Foto-759

Foto-760

Foto-749

Foto-755

Y después tantas emociones llegó una más: el primer baile de muchos más.

Foto-770

Foto-791

Fotos: La Mar Studio.

 

 

 

Una boda campestre

Las bodas en el campo tienen algo especial. La de  Ceci y Juan Pablo es una de las más bonitas que hemos hecho en los últimos años, la culpa fue de los novios, la familia, la localización, la época… todo sumó y el resultado fue increíble.

Si en unos meses cogemos cariño a los novios, imaginaros lo que ocurre cuando conocemos a la novia desde que nació. Ceci llevó las arras cuando se casó Bea, así que decorar su boda le hizo a ella, y por extensión a todas, una ilusión enorme.

El ramo de Ceci fue un regalo de los amigos del novio. Una creación totalmente silvestre y con el verde y el rosa como colores protagonistas. Llevaba nardos, olivo, rosas, cardos, frutos de septiembre…

Liven-Cecilia&JuanPablo-0670

Liven-Cecilia&JuanPablo-1154

Liven-Cecilia&JuanPablo-1775

La novia se vistió en la Raposera acompañada por su familia.  Su madre estaba muy elegante con un tocado de Marta Ybern  y un vestido de Isabel Nuñez que fue también diseñadora del vestido de novia.

Liven-Cecilia&JuanPablo-1449

Liven-Cecilia&JuanPablo-1988

Liven-Cecilia&JuanPablo-0911

Liven-Cecilia&JuanPablo-1277

La Capilla de Gobiendes fue el lugar elegido por los novios para darse el sí quiero. Pusimos una decoración en tonos verdes, a juego con el paisaje que la rodeaba. Tan fieles quisimos ser al entorno que colocamos árboles y ramas en el interior. El día estaba gris pero nadie se dio cuenta porque las flores rosas del altar y la sonrisa de la novia centraron todas las miradas.

Liven-Cecilia&JuanPablo-2096

Liven-Cecilia&JuanPablo-2074

Liven-Cecilia&JuanPablo-2034

Liven-Cecilia&JuanPablo-2081

Liven-Cecilia&JuanPablo-2395

Liven-Cecilia&JuanPablo-2644

Liven-Cecilia&JuanPablo-2746

Liven-Cecilia&JuanPablo-3707

La celebración fue a los pies del Sueve. Global Rent montó una carpa en una finca rodeada de manzanos, los mismos que inspiraron la papelería de la boda y que partió de una acuarela pintada por Adrián, abuelo de la novia, al que estaba muy unida, igual que con Chomin.

Liven-Cecilia&JuanPablo-4258

Liven-Cecilia&JuanPablo-3970

A la entrada de la carpa colocamos el protocolo de mesas para que los invitados encontraran su sitio. Había mesas de distintas formas y tamaños para poder sentar a todos los amigos juntos, no separar a los primos… y que los invitados disfrutaran lo máximo posible.

Liven-Cecilia&JuanPablo-4277

Liven-Cecilia&JuanPablo-4675

Liven-Cecilia&JuanPablo-4658

Liven-Cecilia&JuanPablo-4261

Las mesas redondas tenían manteles de dos tonos distintos de M viste tu mesa y en las rectangulares pusimos bajoplatos de la misma marca. Las mesas tenían nombre de vinos y  cada una tenía una botella de la bodega correspondiente. Fue idea de los novios y a nosotras nos pareció muy original.

Como la boda fue septiembre dejamos que el otoño se asomara en los brezos y compartiera espacio con otras flores en tonos más vivos.

Liven-Cecilia&JuanPablo-4251

Liven-Cecilia&JuanPablo-4206

Liven-Cecilia&JuanPablo-4169

Liven-Cecilia&JuanPablo-4184

Los novios disfrutaron de cada minuto y antes de que el Real Balneario terminara de servir el almuerzo ya habían empezado con el baile.

Liven-Cecilia&JuanPablo-5019

Liven-Cecilia&JuanPablo-5799

Liven-Cecilia&JuanPablo-5959

Al ser una boda de mañana había muchas pamelas, así que preparamos un espacio para poder dejarlas y disfrutar de la fiesta. El rincón se fue llenando al mismo ritmo que la pista de baile, amenizado por David Motilva.

Liven-Cecilia&JuanPablo-4208

Liven-Cecilia&JuanPablo-6709

El momento tal dulce que vivieron solo podía compararse con la mesa que preparó Petit Glace, con tartas y chucherías, dejando un sabor de boda inmejorable.

Liven-Cecilia&JuanPablo-7537

Fotos: Liven

Una boda en Somió I

Pocas cosas hay mejores que estar como en casa, pero cuando no estamos en ella, pocas cosas hay mejores que las cosas que nos hacen sentir como si estuviéramos allí. Eso pensó Alejandra cuando nos pidió que llenáramos todo con flores que había el jardín de la casa de sus padres: hortensias.

Todo salvo una cosa, su ramo de novia que fue de peonias y de las hojas de esta maravillosa flor.

_MG_5600

_MG_5576

_MG_4874

La Iglesia de San Julián de Somió tiene tanta luz como amplitud. Así que “plantamos” decenas de hortensias en cestos que llevamos nosotros y en las jardineras de piedra que están en el altar.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0240

_MG_5017

_MG_5018

_MG_5016

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0378

Para celebrarlo no tuvieron que ir muy lejos, a escasos metros de la Iglesia, en Villa María empezaba todo con un aperitivo en su maravilloso jardín francés.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0565

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0396

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0441

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0678

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0448

El ciervo negro fue encargado de sorprender a los invitados con una barra de coctelería situada a los pies de la escalinata de piedra y es que no hay que esperar al baile para empezar a disfrutar de estas bebidas.

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0667

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0572

thumbnail_JUAN Y ALEX - 0460

Se estaban tan bien en el jardín que colocamos allí mismo el protocolo de mesas. Entre arboles y hortensias.

_MG_5341

_MG_5272

Continuará…

Fotos: Cristina Cañibano

 

Dos paises y una boda

Nos encantan las bodas internacionales por eso de que el amor no tiene fronteras. La que os enseñamos esta semana tiene unos novios maravillosos y dos países como protagonistas: Nueva Zelanda y España.

Ellos se quedaron enamorados del Palacio de Meres y decidieron que era el mejor lugar para citar a todos sus invitados, unos venidos desde lejos y otros de las ciudades cercanas.

El tocado de le Touquet inspiro una vez más, el ramo que hicimos para la novia, concretamente sus tonos empolvados en azul, malvas…

Mezclamos peonias, rosas de jardín, verónicas, eucalipto…para hacer algo tan delicado como la novia.

vbannareed0253

vbannareed0261

vbannareed0413

Decoramos la Capilla de Santa Ana aparentemente mezclando flores y hojas pero en realidad, juntando helechos y  hortensias, típicos de la tierra del novio y de la novia, respectivamente.

vbannareed0429

vbannareed0523

A la salida colocamos unos adornos y unos cestos con pétalos que dejaron el suelo salpicado de blanco.

vbannareed0697

vbannareed0794

vbannareed0951

El aperitivo fue muy agradable, por la época y también por el jardín en el que se celebraba. Colocamos centros distintos en cada mesa y les dimos un aire veraniego.

vbannareed0832

vbannareed1465

vbannareed1467

Al haber dos idiomas, fueron dos las pizarras que tuvimos que escribir con el menú del aperitivo servido por el Real Balneario de Salinas. Dos formas de llamar a cada uno de los platos, dos formas de escribir la misma cosa.

vbannareed1462

Los novios aprovecharon para sorprender por el detalle y porque suele hacerse después del baile, a repartir algunos ramos.

vbannareed1422

Para los centros de mesa apostamos por algo diferente: mezclamos frutas y flores pero no al azar. Elegimos el kiwi en honor a la tierra del novio y hortensias por la de la novia.

vbannareed1482

vbannareed1498

Quisimos mezclar los colores vivos del verano con el romanticismo de las velas. No hace falta elegir cuando puede tenerse todo.

vbannareed1499

vbannareed1480

Querían hacer de los dos países, uno solo y eso también lo simbolizaron en la papelería. Y con eso nos despedimos.

vbannareed1484

Las fotos son de Volvoreta.

 

 

 

 

Bodas de verano II

Con las bodas de este verano nos está pasando  lo mismo que con la ropa al hacer la maleta; no entra todo. Nos ha costado mucho elegir que os enseñábamos en la segunda parte del post pero tal y como prometimos, aquí lo tenéis.

Hemos decorado bodas con tintes muy asturianos y otras para que se sintieran como en casa gente que venía de lejos: en cuestión de semanas movimos Hawaii al Palacio de la Riega con ayuda de Wednesday wp, Nueva Celanda al Palacio de Meres

Hemos tenido novios e invitados cubanos, franceses…

_mg_6488

Cristina Cañibano

IMG_20160722_205150

IMG_20160723_105010

img-20160822-wa0000

IMG_20160720_204942

img-20160813-wa0002

Nos hizo especial ilusión el paseo (imaginario) que nos dimos por Londres gracias a la boda del director del restaurante Hispania, al que viajamos cada navidad para decorarlo y que quiso contar con nosotras.

img-20160813-wa0010

img-20160813-wa0001

Hemos metido jardines dentro y sacado los colores a los bosques, como en Somio Park, que fue todo un reto y un placer transformar o en La Concepción, donde contamos con la ayuda de Living las bodas.

IMG_0926

IMG_0932

IMG_0948

IMG_0965

IMG_0960

FB_IMG_1472760477971

FB_IMG_1472760511528

img-20160821-wa0005

Pero los novios no solo han querido verde, también otros colores como estos rosas que no os podemos dejar de enseñar.

IMG_20160811_122111

img_20160730_211650

FB_IMG_1472066118758

(fotos de una decoración que hicimos con living las bodas).

IMG-20160829-WA0002

IMG_1059

IMG_1064

img-20160717-wa0000

IMG-20160709-WA0018

Hemos decorado mesas corridas de las que tanto gustan ahora y otras redondas, cuadradas algunas de ellas vestidas con mantelerías de MVistetumesa.

IMG_20160826_173119

IMG_0735

IMG_20160625_121513

IMG-20160822-WA0008

Pero no solo y no todo son flores, también hemos dado protagonismo a la fruta, como limones, manzanas y kiwis en honor de nuestro novio neocelandes.

_mg_6173Cristina Cañibano.

IMG_20160806_125323

FB_IMG_1467411717415

Hemos tenido un verano de cine, igual que la boda que decoramos en Rua Quince, que tenia al séptimo arte  como protagonista y mucho color.

IMG-20160731-WA0004

IMG-20160731-WA0006

img-20160731-wa0009

FB_IMG_1472066077083

Hemos despedido al verano por todo lo alto con una boda en el Real Balneario de Salinas con hortensias agostadas, tan bonitas y propias del final de esta época.

img_20160903_173829-2

img_20160903_181235

img_20160903_174353

Pero ha habido algo mejor que las bodas este verano y han sido ellos: nuestros novios.

Gracias a todos.

_mg_4878Cristina Cañibano

IMG_20160707_083959

Volvoreta

Una boda en el Palacio de Meres

Desde que empezamos el blog han sido muchas las bodas que os hemos enseñado en el Palacio de Meres. Hoy queremos contaros algunos  detalles sobre este escenario que salió en varias películas y donde tantos momentos felices se han vivido.

El Palacio se edificó a principios del siglo XV y fue remodelado a finales del XVII. Sus jardines e interiores conquistaron a los protagonistas de este post que no se pensaron dos veces lo de celebrar allí su boda.

Patricia paso sus últimas horas de soltera en una de sus habitaciones acompañada por Lorena Carbajal que  la dejo impecablemente maquillada y Bárbara de Barbareando encargada de peinarla y colocar el tocado de hortensias, rosas y paniculata dorada que le hicimos a juego con el ramo y los bordados de su vestido.

0017120915

0018120915

0020120915

0021120915

0260120915

La misa tuvo lugar en la Capilla de Santa Ana que es así como se llama al templo que se encuentra pegado al Palacio.

La iglesia está formada por una nave central y dos laterales. Tiene un  retablo precioso. Para la ocasión pensamos en una decoración que jugara con distintas alturas, en tonos silvestres y con gran protagonismo de las hortensias agostadas.

Las velas estuvieron presentes desde el principio hasta el final de la boda, desde media tarde  hasta bien entrada la noche, creando una atmósfera romántica.

0459120915

0519120915

0955120915

0026120915

0016120915

Cuando hace bueno, como fue el caso, el aperitivo se sirve en el jardín que hay justo delante de la fachada del palacio.  Bajo los soportales se instaló el equipo de Isaac Loya encargado ese día del catering.

0027120915

0029120915

0054120915

La decoración era muy sencilla porque ya el Palacio en si viste mucho. El brezo puso la nota de color. La hiedra parecía un espejo donde se miraba el paisaje, verde y frondoso.

Desde el corredor de madera del segundo piso siguieron muchos invitados el primer baile de los novios,iluminados por cientos de faroles y la mayor de sus sonrisas.

0031120915

0004120915

Como veis, para tener una boda de cuento no hace falta ser princesa, basta con casarse en un palacio.

Las fotos son de Mercedes Blanco.