Una boda muy asturiana

El 2022 será un año repleto de celebraciones y hemos querido inaugurarlo con una boda muy especial y llena de detalles “muy nuestros”, empezando por la ceremonia que fue en la Basílica de Covadonga.

Los novios venían desde Madrid y Cádiz a casarse y contaron con la ayuda de la madre de Marta para ir avanzando detalles con nosotras y que todo estuviera encauzado cuando vinieron ellos a vernos. Además, la novia tiene una empresa que nos pareció muy interesante y que consiste en una app para tener a mano toda la información de tu boda, así que todo fue muy cómodo para los invitados y que se llama Bobinette.

La Basílica cuenta con una decoración natural increíble que es el propio paisaje que la rodea, así que nos hizo falta poco para darle un toque especial. Colocamos unos cestones para enmarcar la entrada y salida de los novios y otro par a ambos lados del altar. Los llenamos con eucalipto, roble, hiedra, hortensias y aster, todo muy asturiano tal y como nos habían pedido. Esa misma combinación nos sirvió de inspiración para las coronas de las niñas de arras, que iban ideales con sus vestidos blancos.

El ramo de la novia estaba también inspirado en nuestros “praos” y llevaba margaritas y distintas ramas para darle un aire despeinado y natural.

Para celebrarlo, eligieron el Palacio de Rubianes, lugar donde además se alojaron con algunos familiares y amigos, viviendo una experiencia inolvidable. El día fue “muy asturiano” y disfrutaron de un aperitivo en el exterior servido por el equipo de Nacho Manzano con las mejores vistas.

Aprovechamos un rincón para colocar el sitting plan y que los invitados pudieran encontrar su sitio mientras saludaban a otros invitados y visitaban los distintos puestos de cocina en directo que habían preparado para sorprenderles.

La decoración del almuerzo era muy fresca y alegre, dando gran protagonismo al color verde que es el tono que define a nuestra tierra y metiendo dentro toda la naturaleza presente en el exterior. Por eso nos pareció una buena idea poner una decoración colgante mezclando ramajes y enmarcando la mesa presidencial.

Fue una boda inolvidable y que revivirán gracias a las fotografías de Días de vino y rosas

Una novia de invierno

Cuando sonó el teléfono y vimos que eran Irene y Vicente de My Noah Candy les dijimos que sí antes de saber de qué se trataba y es que cualquier cosa que nos propongan siempre es un buen plan. En este caso era un shotting ambientado en el invierno en un lugar que no conocíamos y que ahora no vamos a olvidar: el palacio de Figueras.

La idea era hacer una boda de invierno, una época preciosa en la que cada vez se anima más gente a dar el sí quiero y es que son celebraciones preciosas, románticas y especialmente acogedoras.

El traje de la novia, diseñado por Nicolás Costura, era precioso. Mezclaba dos tonos y texturas diferentes y a nosotros nos recordaba a las primeras nieves de la temporada.

Por eso pensamos en un ramo sin verde, con ramaje otoñado, tonos malvas y morados. Tenía un aspecto “congelado” como si el tiempo no fuera a pasar por él.

Para la mesa pensamos en algo muy barroco, con muchas velas a distintas alturas y mezclando telas. La idea era crear algo acogedor, romántico y muy especial. Con tonos propios de la estación, pero distintos a los habituales de la Navidad.

Ha sido un placer coincidir con todos los compañeros en un lugar tan bonito, nos vemos en las últimas bodas del año.

Hector Torra, Barbareando, Yasmina Riera Maquilladora, Calzados la Jaula, Eva Vidal y nuestra modelo Claudia M Fernández.

Todas las fotos las hizo Pelayo Lacazette

El invernadero lleno de flores

Hace semanas que nos despedimos de la nostalgia tan grande que nos acompañó durante meses, las bodas a las que tanto habíamos echado de menos volvían y con ellas la alegría y la ilusión que siempre les acompaña.

Foto: Tatiana Castañón

No vamos a negar que hemos pasado de cero a cien, pero adoramos este ritmo, ver la agenda llena, la tienda hasta arriba de flores y reencontrarnos con todos los compañeros del sector.

El baile de fechas ha terminado y empieza la fiesta de verdad. Los ramos de novia, los tocados para las niñas de arras, las decoraciones de la iglesia y los centros de mesas. Los bodegones de bienvenida en el aperitivo, los protocolos de mesa para que los invitados encuentren su sitio…

Vuelven las bodas y estamos felices de que el teléfono no deje de sonar, de ver la agenda llena de citas para concretar detalles y de novios que se animan ya a buscar fecha, la incertidumbre poco a poco va desapareciendo.

Las bodas de este año son muy esperadas y en las flores y en nosotras que somos quienes las ponemos se nota también.

Foto: Mick Diaz

Una boda en casa

Durante los últimos meses se habla mucho de los aplazamientos, pero no nos queremos olvidar de los novios que siguieron adelante con sus planes, contra viento y pandemia.

Novios como Cristina y Pablo, que en pleno noviembre y con muchas restricciones, decidieron celebrar una boda intima para darse un sí muy grande, y es que el tamaño del compromiso nada tiene que ver con el número de invitados.

Aun siendo una boda pequeña, cuidaron cada uno de los detalles. Nada se dejó al azar y eso nos pareció muy emocionante.

Cristina llevaba su “algo azul” en sus ojos y ese color fue también protagonista de sus pendientes, de sus zapatos…y de su ramo, que atamos con unas cintas de terciopelo muy largas (algo que es tendencia en estos momentos).

El novio llevó el uniforme diplomático, con el que estaba realmente elegante.

La ceremonia se celebró en San Julián de Somió, un lugar especial para los novios que decoramos con cariño y un aire silvestre.

El almuerzo fue en casa y en la intimidad familiar. Eso permitió sacar la mantelería reservada para las grandes ocasiones y que todo resultara muy acogedor.

Y es que “para siempre” empieza en cualquier momento y eso incluye en medio de una pandemia mundial.

Fotos: LIVEN

La boda de Candela en Llanes III

Y de la playa durante el aperitivo y las vistas al mar durante el almuerzo los invitados pasaron ni más ni menos que al fondo del mar.

Para el baile instaló una espectacular carpa transparente de Global Rent, dentro se ambientó una zona chill out con rincones para sentarse y descansar que decoramos con cientos de camelias de papel que Cova nos trajo de París y unos cojines muy simpáticos de peces.

Y otra zona pensada para bailar y sentirse el fondo del mar, con medusas y espectaculares juegos de luces de Siapro que se movían con el viento.

Fue un lujo estar allí pero más todavía lo ha sido trabajar durante tantos años con Cova. Gracias por tu talento.

Fotos: Mercedes Blanco

La boda de Candela en Llanes II

Candela y Javier eligieron el Hotel de la Franca para la celebración, junto al mar y a la playa. Y esa fue la inspiración para el aperitivo bajo unas sombrillas maravillosas que trajo Cova, sillas de bambú y plantas como palmeras y cardos.

En el interior la transformación fue total. La inspiración la encontramos mirando por la ventana, los colores del cielo y del mar nos invitaron a pensar en centros con el azul como protagonista.

Las mesas estaban repartidas por los distintos salones, la presidencial era una mesa imperial en la que los novios estuvieron acompañados de amigos y testigos. El verde siguió siendo protagonista en los centros de mesa y también en las lámparas, manteniendo el protagonismo que desde el principio tuvo la naturaleza.

Y si los invitados estaban sorprendidos, lo que les esperaba les iba a dejar sin palabras.

Fotos: Mercedes Blanco

La boda de Candela en Llanes I

En el 2019 tuvimos bodas increíbles y una de las más especiales fue la de Candela, la hija de Cova Plaza. A su madre la admiramos mucho y ella ha diseñado muchos de los trajes de novia de la familia, por eso nos hacía especial ilusión participar en esta boda.

Además, Cova es una persona inmensamente creativa y trabajamos mano a mano para dar vida a sus ideas y estar a la altura de la ilusión que pusieron los novios en la celebración. Contar la maestría de Ramiro Jofre fue otro de los maravillosos recuerdos que nos llevamos de esta boda, siempre es un lujo tenerle cerca.

Eligieron Llanes porque no había mejor manera de acabar el verano que en el lugar donde Candela tenía los mejores recuerdos de sus vacaciones.

Para la ceremonia eligieron la Iglesia de Pendueles. Cova quería que la naturaleza lo invadiera todo y eso fue, precisamente, lo que hicimos llenar de verde todos los rincones. Desde el suelo con una alfombra de césped hasta la barandilla y el altar con guirnaldas trepadoras.

El traje de novia de Candela era una autentica obra de arte y es que si Cova siempre se esmera en hacer trajes únicos, el de su hija llevaba, además de mucho cariño, infinitas horas de trabajo.

La semana que viene os enseñamos más fotos de Mercedes Blanco de esta preciosa boda porque queda mucho por contar.

La boda de My Noah Candy 2

En el Palacio de la Aguera nunca habíamos trabajado pero esta boda fue un curso intensivo de todos sus rincones y ahora lo conocemos como la palma de nuestra mano. Junto a los novios lo fuimos a ver y, reunión tras reunión, fuimos perfilando los detalles. Ellos querían hacer una boda única y cuidaban cada pequeño detalle convirtiéndolo en protagonista.

Ser invitado en esa boda fue un autentico lujo porque los novios estuvieron volcados durante meses en hacer que cada minuto fuera inolvidable pero sin perder nunca el foco de lo verdaderamente importante: el amor. Ese equilibrio nos enamoró.

Éramos muchos trabajando allí, el buen ambiente que se respiraba en los preparativos era una buena pista de lo que sucedería después: Global Rent, Aitor Vega Quesos, Los Arcos Cangas, Classico Boda, Mariano Caiman, Juan Contreras Eventos, Música de Sofá, Solomonesbrothers, Adeloa…

Al ver el montaje terminado nos dimos cuenta que todas las horas invertidas, los emails, las reuniones y visitas habían merecido la pena. Todo estaba en el lugar que los novios habían elegido para ello, especialmente los invitados, que se encontraban en el centro de la celebración.

Fue una fiesta que empezó pronto y terminó tarde. Fue la boda especial que merecen aquellos que dedican su vida hacer que la de los demás sea inolvidable.

Fotografías de JKF IMAGEN SOCIAL.

La boda de My Noah Candy

Cuando has ayudado a tanta gente a celebrar su boda de una manera especial, lejos de agotarse las ideas, te salen el doble. Irene y Vicente organizan bodas bajo el nombre de My Noah Candy y hemos coincidido muchas veces con ellos, pero ninguna nos hizo tanta ilusión como esta: su propia boda.

Cuando nos llamaron sentimos una alegría enorme porque es un honor que alguien que conoce tan bien el sector de las bodas te elija a ti. Además, fue toda una experiencia trabajar con unos novios tan volcados en los preparativos y que dominaran, al mismo tiempo, todos los aspectos de la boda.

Por si eso fuera poco, eligieron dos de los pocos sitios en los que nunca habíamos trabajado en Asturias y eso que nos conocemos desde oriente hasta occidente: la Ermita del Fresno y el Palacio de la Aguera.

Irene se puso en las manos de Barbareando y de Lorena Carbajal y disfruto de esas horas previas antes de ponerse el diseño de Nicolas Costura y el adorno que Tocados Burlesca le hizo para el pelo.

Fueron los tonos dorados del bordado y del tocado los que nos inspiraron un ramo con reflejos y toda la profundidad de Asturias, porque era aquí donde se casaban.

La Ermita del Fresno nos encantó desde que fuimos a verla con ellos y juntos le dimos vueltas hasta encontrar el resultado definitivo que tenía unas protagonistas muy especiales: las hortensias agostadas tan especiales que solo se pueden encontrar en esa época del año.

La semana que viene os enseñamos más porque todavía queda mucho por descubrir.

Fotos: Jfk Imagen Social.

Una vuelta diferente

Cuando empezó el año 2020 nadie imaginaba lo que iba a pasar. Inicialmente pintaba un año de maravilla y teníamos la agenda llena de bodas, comuniones, pedidas y otras muchas celebraciones.

Las circunstancias cambiaron y, de golpe, todo lo que teníamos cerrado se abrió y empezaron a salir miedos y cambios. No ha sido fácil para vosotros ni para nosotras tampoco.

En las últimas semanas se han celebrado las primeras bodas, bodas distintas, pero en las que se mantiene lo más importante: su significado. Eso no ha cambiado ni lo podrá hacer porque está por encima de las circunstancias y del BOE. Nada ni nadie regula las ganas, la ilusión y el compromiso de los novios.

Por eso, estamos poniendo lo mejor de nosotras en cada pequeña celebración que tiene lugar y todo el cariño en la preparación de las bodas que van a celebrarse en 2021. La distancia social no nos impide estar cerca de vosotros en un momento tan importante, tampoco las mascarillas nos tan borrado la sonrisa con la que trabajamos.

Y por eso queríamos volver recopilando las fotos de algunas de las bodas que sí han tenido lugar en las últimas semanas. No encontramos mejor manera de homenajear a nuestros compañeros y a esas parejas que han confiado ciegamente en nosotras a pesar de todo.

Seguimos aquí y estaremos aquí porque nunca nos fuimos.

637412fb-f2b6-4e4c-bc62-386a4e54c47b

3c526715-08ab-4a5c-bf70-17eafa981ba8

a83a7c8d-1716-42ca-b628-c93aa065d7bd

1d0bc9b7-6a21-48ef-83d4-37f8e4f2d2da

32c3aa42-7937-4754-8a5b-d3617c44979f

6fd82bb7-4683-4687-85e4-3437bb7eb55a

4e32afb9-93c8-4935-a5d1-f6ed8ef9352c

492eea14-d9c3-4301-99fc-24355339f313

72c4a6c9-3b33-4e4e-9cca-c96c2a18fe04

a5e6f054-8e74-4eb5-aaab-19c1c5612be7

f034b658-1e09-4bb0-bc5f-a40ab61c4dea

ca67f359-ebde-4c0b-b054-d43ee3d0ca7a

4d516544-7a2c-4dae-ae8e-de7283892cbf