Hortensias azules II

A la salida de la Iglesia, les esperaba un día espectacular y un homenaje culinario de la mano de Casa Gerardo. Sombrillas abiertas y bebidas fresquitas fueron los mejores compañeros para los centros que habíamos preparado.

La papelería fue obra de María Vigil que interpretó las hortensias azules que tanto le gustan a Ana en un dibujo bonito y campestre y que nos inspiro un sitting plan con un aire muy relajado.

En el interior del palacio, tratamos de que los centros de mesas fueran una continuación de las acuarelas y reflejaran el verano y el campo.

Pero nada dio más color que el buen ambiente que se respiraba en la celebración. Ganaron las ganas.

Fotos: JFK Imagen Social

Hortensias azules I

Ana se casaba en julio y le apetecía una boda muy campestre y veraniega. El sol hizo su aparición y nosotras nos pusimos manos a la obra para reflejar aquello que nos había contado.

El ramo era totalmente “de prao” con flores que parecían recién cortadas de los jardines que rodean al palacio y que encajaban de maravilla con su alegría y juventud. Lo recibió durante los preparativos acompañado de una lectura cumpliendo una emotiva tradición.

Como es una enamorada de las hortensias azules quiso que estuvieran muy presentes en su boda, así que llenamos con esas flores tan nuestras la capilla de Santa Ana.

Toda la boda tenía detalles de ese color, desde su cortejo hasta los pétalos de hortensias que dejamos preparados para que les lanzaran a su salida. Las velas y los cestones completaban ese aire especial que se crea en esa época del año.

Los novios salieron, a pesar del día soleado, bajo una preciosa lluvia de pétalos de hortensias empapados de felicidad.

La semana que viene, os contamos más.

Fotos: JFK Imagen Social

Contra viento y marea

El amor nunca se rinde y estos novios son buena prueba de ello. Tuvieron que posponer la fecha, y un año más tarde les tocó cambiar el lugar de la celebración y algunos proveedores, pero lo que siempre se mantuvo fue su ilusión, su sonrisa y sus ganas.

Por todo ello y por las aventuras vividas durante los preparativos, nunca nos vamos a olvidar de esta boda en Santander.

La novia esta espectacular con un vestido de Always Basaldua. Cuando nos lo enseñó le propusimos un ramo diferente y delicado, que jugaba con distintas las distintas formas de las peonias, los guisantes de olor…

El lugar elegido para la ceremonia fue la Iglesia de Suesa, frente a la bahía. Su precioso retablo invitaba a colocar unos árboles para “acompañar tanta belleza”, sin eclipsarla. Las otras flores elegidas para la decoración fueron las hortensias en honor a la madre de la novia que estuvo super implicada en todos los preparativos y que, además, son tan típicas del norte.

Con la inmensa alegría de ser marido y mujer, los novios y sus invitados pusieron rumbo a la Finca de San Juan que fue donde finalmente se celebró la boda después de un cambio de planes cuando quedaba solo una semana por un confinamiento perimetral.

Fue toda una aventura que, lejos de sembrar el caos, hizo que todos los proveedores trabajáramos unidos para ayudarnos unos a otros y que todo saliera como las dos familias habían imaginado.

Como eran muchos invitados se montó una gran carpa en el jardín de la finca. Para hacerla más acogedora colocamos cortinas y centros con arboles que daban mucha frondosidad combinados con otros bajos en los que apostábamos por algo de color.

Fue épico, igual que todo el camino recorrido.

Gracias a todas las personas que pusieron lo mejor de si mismos para que todo saliera bien, fue un placer hacer equipo.

Fotografías: Pelayo Lacazette

Vanessa Abascal Wedding Planner, 14 cuerdas, Elevenmoments, HeyMickeyeventos, Amazingdeejays, Macavi Castelar, The Lightingshow, Bea Rozas.

Una boda muy asturiana

El 2022 será un año repleto de celebraciones y hemos querido inaugurarlo con una boda muy especial y llena de detalles “muy nuestros”, empezando por la ceremonia que fue en la Basílica de Covadonga.

Los novios venían desde Madrid y Cádiz a casarse y contaron con la ayuda de la madre de Marta para ir avanzando detalles con nosotras y que todo estuviera encauzado cuando vinieron ellos a vernos. Además, la novia tiene una empresa que nos pareció muy interesante y que consiste en una app para tener a mano toda la información de tu boda, así que todo fue muy cómodo para los invitados y que se llama Bobinette.

La Basílica cuenta con una decoración natural increíble que es el propio paisaje que la rodea, así que nos hizo falta poco para darle un toque especial. Colocamos unos cestones para enmarcar la entrada y salida de los novios y otro par a ambos lados del altar. Los llenamos con eucalipto, roble, hiedra, hortensias y aster, todo muy asturiano tal y como nos habían pedido. Esa misma combinación nos sirvió de inspiración para las coronas de las niñas de arras, que iban ideales con sus vestidos blancos.

El ramo de la novia estaba también inspirado en nuestros “praos” y llevaba margaritas y distintas ramas para darle un aire despeinado y natural.

Para celebrarlo, eligieron el Palacio de Rubianes, lugar donde además se alojaron con algunos familiares y amigos, viviendo una experiencia inolvidable. El día fue “muy asturiano” y disfrutaron de un aperitivo en el exterior servido por el equipo de Nacho Manzano con las mejores vistas.

Aprovechamos un rincón para colocar el sitting plan y que los invitados pudieran encontrar su sitio mientras saludaban a otros invitados y visitaban los distintos puestos de cocina en directo que habían preparado para sorprenderles.

La decoración del almuerzo era muy fresca y alegre, dando gran protagonismo al color verde que es el tono que define a nuestra tierra y metiendo dentro toda la naturaleza presente en el exterior. Por eso nos pareció una buena idea poner una decoración colgante mezclando ramajes y enmarcando la mesa presidencial.

Fue una boda inolvidable y que revivirán gracias a las fotografías de Días de vino y rosas

El invernadero lleno de flores

Hace semanas que nos despedimos de la nostalgia tan grande que nos acompañó durante meses, las bodas a las que tanto habíamos echado de menos volvían y con ellas la alegría y la ilusión que siempre les acompaña.

Foto: Tatiana Castañón

No vamos a negar que hemos pasado de cero a cien, pero adoramos este ritmo, ver la agenda llena, la tienda hasta arriba de flores y reencontrarnos con todos los compañeros del sector.

El baile de fechas ha terminado y empieza la fiesta de verdad. Los ramos de novia, los tocados para las niñas de arras, las decoraciones de la iglesia y los centros de mesas. Los bodegones de bienvenida en el aperitivo, los protocolos de mesa para que los invitados encuentren su sitio…

Vuelven las bodas y estamos felices de que el teléfono no deje de sonar, de ver la agenda llena de citas para concretar detalles y de novios que se animan ya a buscar fecha, la incertidumbre poco a poco va desapareciendo.

Las bodas de este año son muy esperadas y en las flores y en nosotras que somos quienes las ponemos se nota también.

Foto: Mick Diaz

La boda de Candela en Llanes III

Y de la playa durante el aperitivo y las vistas al mar durante el almuerzo los invitados pasaron ni más ni menos que al fondo del mar.

Para el baile instaló una espectacular carpa transparente de Global Rent, dentro se ambientó una zona chill out con rincones para sentarse y descansar que decoramos con cientos de camelias de papel que Cova nos trajo de París y unos cojines muy simpáticos de peces.

Y otra zona pensada para bailar y sentirse el fondo del mar, con medusas y espectaculares juegos de luces de Siapro que se movían con el viento.

Fue un lujo estar allí pero más todavía lo ha sido trabajar durante tantos años con Cova. Gracias por tu talento.

Fotos: Mercedes Blanco

La boda de Candela en Llanes II

Candela y Javier eligieron el Hotel de la Franca para la celebración, junto al mar y a la playa. Y esa fue la inspiración para el aperitivo bajo unas sombrillas maravillosas que trajo Cova, sillas de bambú y plantas como palmeras y cardos.

En el interior la transformación fue total. La inspiración la encontramos mirando por la ventana, los colores del cielo y del mar nos invitaron a pensar en centros con el azul como protagonista.

Las mesas estaban repartidas por los distintos salones, la presidencial era una mesa imperial en la que los novios estuvieron acompañados de amigos y testigos. El verde siguió siendo protagonista en los centros de mesa y también en las lámparas, manteniendo el protagonismo que desde el principio tuvo la naturaleza.

Y si los invitados estaban sorprendidos, lo que les esperaba les iba a dejar sin palabras.

Fotos: Mercedes Blanco

La boda de My Noah Candy 2

En el Palacio de la Aguera nunca habíamos trabajado pero esta boda fue un curso intensivo de todos sus rincones y ahora lo conocemos como la palma de nuestra mano. Junto a los novios lo fuimos a ver y, reunión tras reunión, fuimos perfilando los detalles. Ellos querían hacer una boda única y cuidaban cada pequeño detalle convirtiéndolo en protagonista.

Ser invitado en esa boda fue un autentico lujo porque los novios estuvieron volcados durante meses en hacer que cada minuto fuera inolvidable pero sin perder nunca el foco de lo verdaderamente importante: el amor. Ese equilibrio nos enamoró.

Éramos muchos trabajando allí, el buen ambiente que se respiraba en los preparativos era una buena pista de lo que sucedería después: Global Rent, Aitor Vega Quesos, Los Arcos Cangas, Classico Boda, Mariano Caiman, Juan Contreras Eventos, Música de Sofá, Solomonesbrothers, Adeloa…

Al ver el montaje terminado nos dimos cuenta que todas las horas invertidas, los emails, las reuniones y visitas habían merecido la pena. Todo estaba en el lugar que los novios habían elegido para ello, especialmente los invitados, que se encontraban en el centro de la celebración.

Fue una fiesta que empezó pronto y terminó tarde. Fue la boda especial que merecen aquellos que dedican su vida hacer que la de los demás sea inolvidable.

Fotografías de JKF IMAGEN SOCIAL.

La boda de Ana y Javi

Teníamos muchas ganas de enseñaros las fotos de esta boda que se celebró antes de empezar el otoño en un precioso día de verano. Una boda en Oviedo que rendía un pequeño homenaje a Galicia y a sus paisajes, si seguís leyendo, conoceréis la razón.

La prima de Javi es la dueña de Namuka y el vestido de novia de Ana fue el primero que hizo, algo que seguro no olvidarán ninguna de las dos.

Le apetecía llevar un tocado diferente así que Mónica le preparo uno que por delante era una corona pero por detrás se enroscaba en su trenza y parecía infinito. Y, le hicimos un ramo grande con el mismo colorido.

10010918©mercedesblanco

352010918©mercedesblanco

12010918©mercedesblanco

7010918©mercedesblanco

8010918©mercedesblancoLa ceremonia en la Capilla del Rey Casto que decoramos para la ocasión con mucho verde y flor menuda, repitiendo las flores que hay a los bordes del camino.

Las niñas de arras llevaban una corona y un ramo igual que la novia, y estaban guapísimas con sus capitas azules y sus vestidos blancos.

548010918©mercedesblanco

682010918©mercedesblanco

 

953010918©mercedesblanco

808010918©mercedesblanco

833010918©mercedesblanco

948010918©mercedesblanco

1204010918©mercedesblanco

1260010918©mercedesblanco

No os hemos contado todavía la relación con Galicia pero la semana que viene os damos la explicación nada más abrir el post.

Fotos: Mercedes Blanco

La boda de Carmen y Kiko I

Carmen y Kiko viven en Madrid y organizamos la boda con la ayuda de su hermana en las visitas que nos hacían las dos juntas. Nos encantó su estilo moderno y encajamos muy bien desde el principio.

Hicimos un ramo en la línea de la decoración de la boda: totalmente libre. Nada formal, nada regio, buscamos un efecto natural y lo atamos con una cinta del mismo color que sus sandalias.

0064_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0600_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

La ceremonia fue en San Esteban de Leces, una capilla en la que nos encanta trabajar porque todo son facilidades. Utilizamos flores cultivadas en Asturias, no compramos nada fuera, un detalle que nos parecía bonito porque “todo era de aquí”.

Pusimos un adorno que trepaba por la fachada y otro con estética similar junto al Sagrario, dándole un toque salvaje, utilizamos ramas y palos que nosotras mismas cortamos esa mañana, y le dimos un toque de color con las flores.

0244_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0277_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0342_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0459_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

El contraste de las ramas verdes con la madera transmitía frescura y el color azul, daba un toque de alegría, aunque nada llenaba más el espacio que la ilusión que se respiraba en el ambiente.

Utilizamos nuestra alfombra de sisal y reclinatorios de lino porque nos parecía que tenían un aire más campestre y encajaban mejor.

Fue muy bonito decorar todo porque se pusieron en nuestras manos, confiaron en nosotras y nos dejaron sorprenderles con algo diferente.

0330_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0432_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0416_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

0471_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

 

La semana que viene os hablamos de la celebración que no fue menos espectacular que lo habéis visto hasta ahora.

0485_Boda_Carmen_Kiko_09_06_2018

Fotos: Pelayo Lacazette.