Una boda junto al mar II

 

El azul es el color favorito de la novia y es el mismo que tiene el mar, que apasiona al novio. Por eso nos es difícil imaginar a donde estuvieron mientras los invitados se dirigían al Palacio de Valdesoto.

Foto-456

En el Palacio de Valdesoto estaba todo preparado para recibirles, el equipo de Isaac del Real Balneario de Salinas había estado trabajando para que los invitados vivieran, junto con los novios, un día inolvidable.

Adela les estaba esperando a su llegada y de la lluvia, con la que había empezado el día, ya no quedaba rastro, así que pudieron disfrutar del jardín.

Foto-562

Foto-570

Foto-603

Foto-604

El protocolo de mesas estaba en la entrada del salón, aprovechando un espejo del palacio y como os podéis imaginar, las mesas tenían el nombre de algunas de sus calas favoritas.

Foto-544

Foto-545

Dividimos el salón en dos ambientes: una para la cena y otra para el baile. Para separar las dos zonas usamos candelabros con velas y hiedra.

Foto-534

Foto-532

Los grandes ventanales del palacio creaban la ilusión de estar en cenando en medio del jardín. La mesa presidencial tenia un centro alto y distinto al resto, que tenían cacharritos de cristal con hortensias y flor blanca.

Foto-535

Foto-536

Los invitados recibieron a los novios con globos de luz y música. Lo que no sabían es que ellos tenían preparada una sorpresa que iluminaria sus caras minutos más tarde.

Foto-677

Adriana y Javi dieron a algunos invitados cartas que les habían escrito para agradecerles su cariño y decirles lo importantes que eran para ellos. Este detalle tan personal emocionó a todos y dejo sin palabras a los que las recibieron.

Foto-724

Foto-731

Foto-742

Pero no solo dieron la cartas, también el ramo de novia dividido en dos con sus respectivas chapas de La Señorita. Un recuerdo para siempre.

Foto-759

Foto-760

Foto-749

Foto-755

Y después tantas emociones llegó una más: el primer baile de muchos más.

Foto-770

Foto-791

Fotos: La Mar Studio.

 

 

 

Los primeros de muchos

Conocimos a María cuando ella tenía tres años, era compañera de nuestros hijos en el colegio así que os podéis hacer a la idea de la emoción que sentimos cuando nos vino a decir que se casaba. El tiempo vuela y noticias como esa nos hacen aterrizar y empezar a pensar que los pequeños también se acaban haciendo mayores. Ella fue la primera de la clase en prometerse e inaugurar la época de bodas.

Así que nos pusimos manos a la obra, que septiembre estaba cerca y eran muchas las cosas que había que preparar. Durante meses vimos muy de cerca como cuidaban los detalles. Aunque evidentemente se preparan, los gestos sinceros en una boda tienen una naturalidad y frescura especial y esta boda estaba llena de ellos.

Después de meses de preparativos y nervios, llego el gran día. María se preparó en casa rodeada por su familia y acompañada por Ana, que vino desde Guatemala porque por nada del mundo se quería perder un momento tan importante. Juntas vivieron las horas previas como si fuera una fiesta y es que realmente ya lo era.

132_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

135_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

María quería llevar en el tocado y en el ramo unas ramitas de mimosa, algo complicado por la época del año y por lo que removimos cielo y tierra para que no fuera imposible. Y no lo fue.

148_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

153_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

218_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Quería un ramo que fuera como ella y para nosotras ella era, además de guapa, alegre y romántica así que pensamos en hortensias, lavanda…y por supuesto, mimosa.

497_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

El ramo también tenía uno de esos pequeños detalles de los que os hablábamos al principio, bueno en realidad, eran dos: dos medallas: una de Covadonga y otra de San Enrique de Ossó y Santa Teresa, por el lugar donde estudió y ahora trabaja.

684_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

La misa tuvo lugar en el Altar Mayor de la Catedral de Oviedo. Como septiembre acababa de empezar y aún se respiraba verano, decoramos todo con paniculata. Sencillo pero especial.

287_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

319_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

484_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Para celebrarlo eligieron el Palacio de Valdesoto. En sus jardines, además de disfrutar del aperitivo se pueden sacar fotos preciosas como estas de Pelayo Lacazette.

640_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

716_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Nacho, el novio, es periodista deportivo en LNE. Su trabajo y pasión por el fútbol inspiró el protocolo de mesas: jugadores de ayer y hoy del Real Oviedo. Las hortensias que pusimos no podían ser de otro color que no fuera azul.

740_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Cada mesa tenía la foto y unas líneas sobre el jugador que le daba nombre. Los más veteranos los conocían a todos y algunos ya se hubieran podido ir a dormir en ese momento porque habrían aprendido una cosa nueva.

804_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Volviendo otra vez al principio y a los detalles, los novios tuvieron uno que nos dejó sin palabras a nosotras, así que imaginamos que a los invitados más todavía: encargaron una chapa para cada uno con algo personal y lo dejaron en la mesa, eso provoco la risa de unos, la emoción de otros y la sorpresa de todos.

741_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Cientos de velas iluminaron el camino al salón, no hizo falta soplar para que se cumpliera el deseo: la felicidad de los novios era ya una realidad.

806_Boda_Maria_Nacho_05_09_2015

Si queréis leer mas sobre esta boda, podéis hacerlo en Hortensias Azules.